El Ayuntamiento de Granada acabo con los problemas del tráfico que se producían en las inmediaciones de la estación de autobuses de Granada con la instalación de semáforos en el cruce existente entre las calles Ovidio y Minerva y Jimena con la que se solucionarán las retenciones que se producen en la zona provocada por “la continua y permanente salida de autobuses” así como se emorar la seguridad en el tránsito de los peatones.    

Así lo ha manifestado la concejala de Movilidad en el Ayuntamiento de Granada, Raquel Ruz, quien durante la entrada en funcionamiento esta mañana de la nueva semaforización ha subrayado que con esta intervención, el gobierno municipal atiende una “demanda histórica” de los vecinos que “venían quejándose de la inseguridad existente en la zona, donde el desarrollo urbanístico  experimentado en los últimos años ha producido un aumento del tránsito tanto de vehículos como de autobuses procedentes de la estación de autobuses”.

Foto: Ayuntamiento de Granada

Según ha detallado, se ha procedido con una inversión superior a los 43.000 euros a la instalación de seis báculos de semáforos en el cruce existente entre la calle Ovidio, arteria principal, y en las calles adyacentes Minerva y Jimena, “a la vez que se pasa autorizar el giro hacia la izquierda de los vehículos que  acceden a la calle Ovidio desde Minerva, anteriormente solo permitido para los autobuses”.

Se trata, en palabras de Ruz, de unas medidas “que mejoran bastante la seguridad de esa zona, dado que  garantizamos que los peatones pueden transitar con total seguridad, sin peligro de accidentes y también mejoramos la fluidez del tráfico, ya qwe  la falta de regulación producía retenciones en las calles secundarias, producidas por esa dificultad para acceder en la calle principal, que es la calle Ovidio”, ha explicado.