El Ayuntamiento de Granada ha acometido unas obras de mejora de la accesibilidad en el entorno de Las Torres, concretamente en las calles Esturión, Pargo y Nervión, que han permitido ganar espacio para los peatones mediante el ensanchamiento de las aceras, la renovación por completo de la solería y la adecuación de los demás elementos asociados a la nueva urbanización de estas vías.

“Estas obras son el resultado del compromiso de este equipo de gobierno tras la escucha de los vecinos de Las Torres, que venían reclamando desde hace más de diez años el arreglo y la ampliación de unas aceras que, por sus estrechas dimensiones, impedían el paso de las personas con movilidad reducida en silla de ruedas, de mayores con andador o de carritos de bebé”, ha afirmado el concejal de Mantenimiento, Jacobo Calvo, tras su última visita al entorno de Las Torres junto al alcalde de Granada, Francisco Cuenca.

Foto: Ayuntamiento de Granada

Presupuesto de las obras

Así, la intervención, cuyo presupuesto asciende a 60.000 euros, ha consistido en la renovación completa del acerado, ampliando su ancho de 0,90 metros a 2 metros sin que ello afecte a la normal circulación de vehículos ni a las plazas de aparcamiento, puesto que las dimensiones de la calzada así lo permitían. Junto a esto, y como complemento, también se han colocado barandillas de seguridad en las aceras de las intersecciones de las calles y nuevos bancos y papeleras.

Junto a esta actuación, la intervención también se ha centrado en los pasos de peatones, ya que se han implantado siete nuevas unidades en estas calles y se han adaptado otros seis y uno doble en la calle Salmón para adecuarlos a la normativa vigente en cuanto a accesibilidad y señalización.

Jacobo Calvo estuvo presente

Calvo también ha explicado que esta intervención que se ha llevado a cabo permite mejorar la conexión de Las Torres con el parque infantil y el bulevar de los Oestes, facilitando así el transito por esta zona de expansión de la ciudad. “Se trata, en definitiva, de trabajar pensando en un modelo de ciudad más accesible para todos los ciudadanos y mejor conectado, que haga más agradable el paseo para los peatones y, con ello, facilite que podamos dejar aparcados los vehículos y apostar por otras formas de movilidad más sostenibles y más respetuosas con el medio ambiente”, ha incidido.