El Ayuntamiento de Granada rebaja desde el 1 de enero y hasta “por el momento” los próximos seis meses un 50 por ciento el precio del viaje del autobús urbano para todos los títulos de abonos -credibús 5 euros, 10 euros y 20 euros y el joven y universitario-, tras acogerse a la medida impulsada por el Gobierno central, con lo que “realizamos un enorme esfuerzo para ayudar a las familias granadinas a afrontar las consecuencias derivadas de la crisis energética mundial”.

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, en declaraciones a los medios de comunicación, ha subrayado que este “enorme esfuerzo económico, con una inversión de 1.500.000 euros, va a permitir que los ciudadanos tengan ahora unos precios del autobús equiparables a los que existían a los años 90” por lo que se ha mostrado convencido de que “además de servir de ayuda a las economías de las familias granadinas, va a ser un enorme acicate para fomentar el uso por parte d ellos usuarios del autobús, en esa batalla que llevamos para mejorar la calidad del aire en nuestra ciudad”.

Acción rápida

Tras subrayar la celeridad del gobierno municipal en suscribirse al decreto del Gobierno de España, “en apenas 48 horas”, ha recalcado, para subrayar que “ha sido posible, entre otras cosas, por la eficacia y eficiencia que caracteriza al gobierno municipal, “, el máximo responsable municipal ha instado a la Junta de Andalucía en dar pasos decididos en este sentido “y acelerar lo antes posible la implantación de este descuento en Granada”.

Foto: Ayuntamiento de Granada

Francisco Cuenca ha detallado que el precio  del billete de autobús urbano costará la mitad durante los primeros seis meses del año, siendo las nuevas tarifas aplicables en los credibús de 5 euros, donde el coste pasa de 0,87 euros a 0,44, con un total de doce viajes,  que será de 0,43 frente a los 0,85 actuales  para el bonobús de diez euros, que permitirá 24 desplazamientos, y de 0,42 en el título de 20 euros, con un número de viajes que asciende a 48. En el caso del bono joven el precio por billete es de 33 céntimos de euro.

La medida, además, servirá “como balón de oxígeno” para recuperar la confianza de los usuarios en el servicio de transporte urbano de la ciudad, por lo que ha calculado una previsión del incremento de viajeros del 20 por ciento en el primer semestre del año, “en el que esperamos alcanzar el millón de usuarios”, ha dicho.

Reducción de CO2

Para el máximo responsable municipal, se trata de una medida más dentro de la apuesta del gobierno municipal para fomentar el transporte público como principal modo de desplazamiento de la ciudad, “en tanto que supone la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera y, por tanto, mejorar la calidad del aire de nuestra ciudad”.

En este sentido, ha recordado que “ya cuando accedimos al gobierno de la ciudad en 2016 dimos pasos certeros y decididos para, frente al fracaso de la Línea de Alta Capacidad (LAC) implantada por el Partido Popular, imponer un sistema de autobuses con líneas barrio a barrio, que permitió recuperar la confianza de los granadinos y granadinas en el servicio de transporte urbano”.