El Ayuntamiento de Granada incorpora, en su apuesta por la implantación en la ciudad de un sistema de transporte público “verde”, sostenible y respetuoso con el medio ambiente, un nuevo autobús “cien por cien eléctrico, con cero emisiones de C02  a la atmósfera, más silencioso y cómodo” a la flota de autobuses urbanos,  que se suma al que entró en funcionamiento nada más arrancar 2022  y acerca el cumplimiento de las previsiones municipales de finalizar el año con ocho vehículos nuevos,  de los que seis -cuatro eléctricos y dos híbridos- se prevé adquirir  antes del mes de diciembre.

En la actualidad, la flota del servicio de transporte público de Granada, gestionado por el operador Alsa , está compuesta por 191 autobuses, de los que 32 son híbridos y dos cien por cien eléctricos.  

Así lo ha destacado esta mañana el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, quien durante la presentación del nuevo vehículo ha subrayado  que Granada da “un paso de gigante y sin retorno, en la implantación de un nuevo modelo de transporte público más amable, cómodo, seguro y, sobre todo, respetuoso con el medio ambiente”.

Fruto de ese compromiso, según sus palabras, es el proyecto “Granada respira” dentro del que se enmarca las iniciativas municipales dirigidas a abordar la “electromoviliad”  de la flota actual de autobuses gracias a la que el equipo de gobierno se ha propuesto “como objetivo reducir en un 30 por ciento las emisiones de C02 a la atmósfera y, por lo tanto, conseguir una Granada más amable y con mayor calidad de vida”, ha puntualizado.

Nuevo autobús

El nuevo vehículo, modelo Man, además cuenta con concepto de carga inteligente que permite planificar los momentos de cara con la máxima rentabilidad de tiempo y energía, según palabras de Valeriano Díaz, quien, no obstante, ha reconocido que    “se está trabajando para que tengan mayor autonomía y podamos abordar cuanto antes que realicen servicios con trayectos largos mediante la instalación de puntos de carga rápida en la ciudad”, aspecto que Francisco Cuenca se ha comprometido a abordar “cuanto antes a través de los fondos europeos de recuperación, transformación y resiliencia Next Generation.

Especial atención ha prestado al “confort y comodidad” del nuevo vehículo que garantiza una circulación más estable y silenciosa, dado que los motores eléctricos reducen al máximo la contaminación acústica, a la vez que es más espacioso y acogedor para los pasajeros que dispondrán de más asientos y de una ergonomía inteligente, “acorde con la imagen de una ciudad moderna”.

Transportes Rober desplazó en 2019 a un total de 26.247.427 durante todo el año, de los que en el período enero a mayo fueron 11.384.957 usuarios frente a los 8.784.484, lo que representa un 77,16% del total de usuarios que transportaron. Aún no hemos llegado a las cifras de 2019, pero trabajamos día a día de, no sólo alcanzarlo, si no superarlo ya que es responsabilidad de todos hacer más uso del Transporte Público frente al coche privado, consiguiendo así una ciudad más limpia y menos contaminante, donde el peatón gane protagonismo al tráfico.