El Ayuntamiento de Granada ha comenzado hoy a pintar de blanco la señalización de los nuevos carriles pacificados de la capital. El concejal de Movilidad, Cesar Díaz, ha asistido este miércoles en la calle Severo Ochoa al inicio de pintado de la nueva señalización. Según ha afirmado, va a significar “la conversión a ese nuevo modelo de movilidad sostenible en la ciudad”.

Estas obras tienen una duración de entre 15 y 20 días, según la climatología. La conclusión de la nueva señalética supondrá la sustitución de los conocidos ya carriles amarillos a vías pacificadas con una velocidad máxima de 30 km/hora. Podrán acceder todos los vehículos, pero el transporte público, la bicicleta o el patinete seguirán siendo protagonistas.

El objetivo de esta consolidación de los Carriles Reservados Temporales es “avanzar hacia una Granada Green. Donde puedan convivir todos los medios de transporte dando prioridad a aquellos que sean sostenibles”. Granada tiene un grave problema de contaminación “como consecuencia del uso abusivo del coche en los desplazamientos urbanos”. Además el edil ha añadido que “el camino hacia una movilidad sostenible es imparable”.

No obstante, según ha detallado, “hemos pintado esta línea discontinua para recordar que está permitido invadir este carril aunque no es recomendable. Lo que queremos es que prime el sentido común. Si la fluidez del tráfico lo permite, los coches al carril izquierdo y el transporte público, la bicicleta, los VMP, al derecho” ha concluido Díaz.