El Ayuntamiento continúa en su empeño por hacer de Granada una ciudad completamente cardioprotegida y hoy mismo ha instalado un nuevo desfibrilador en la Plaza del Realejo con el que se dará cobertura a cualquier posible emergencia sanitaria que ocurra en los alrededores de la zona.

El nuevo tótem que ya está en funcionamiento se suma a los tres existentes en la Fuente de las Batallas, la Plaza Isabel la Católica y el Paseo de los Tristes, a los que se añadirán al menos ocho más antes de que finalice este año, según ha explicado el concejal de Proyectos Estratégicos Granada 2031, Luis Salvador, quien ha incidido en la envergadura de un proyecto que pretende dotar a la capital de una red de desfibriladores que se extienda por todos los barrios permitiendo así una rápida actuación en caso de que se produzca una parada cardiorrespiratoria.

En concreto, el nuevo tótem está patrocinado por Emasagra y dispone de un desfibrilador DOC de la empresa B+SAFE del Grupo Almas Industries conectado durante las 24 horas del día con el 112, lo que permite que el usuario que vaya a realizar la maniobra esté en todo momento asesorado por los profesionales del servicio de emergencias.

Comprometidos con la Agenda2030

La directora de Digitalización y Sostenibilidad de Emasagra, Ana Genaro, ha destacado que la participación de la compañía en este proyecto responde al “compromiso de esta empresa municipal con los granadinos, con su salud y su bienestar”. “Creemos que dotar a los barrios, en este caso el Realejo, que es la zona donde se encuentra nuestra sede central, de estos elementos que pueden salvar vidas es básico si queremos una Granada resiliente y cardioprotegida, con recursos para proteger a los vecinos y a las personas que nos visitan”, ha añadido Genaro, quien ha incidido en que “esta iniciativa cumple con las premisas de salud y bienestar recogidas en la Agenda 2030 y con un proyecto vertebrado en la digitalización y la sostenibilidad como el que tiene Emasagra.

Por su parte, el concejal de Mantenimiento, Jacobo Calvo, ha recordado que el objetivo prioritario de este equipo de gobierno pasa por “generar un entorno de ciudad amable y confortable desde el punto de vista de los servicios, de la limpieza y el mantenimiento, pero también a partir de una red de desfibriladores que permita hacer de Granada una ciudad cardioprotegida que permita afrontar cualquier situación de emergencia con seguridad y salvar vidas”.

Localización de los desfibriladores

La ubicación de los desfibriladores, tal y como ha puntualizado la edil de Movilidad, Raquel Ruz, se está llevando a cabo en colaboración entre las áreas de Mantenimiento y Movilidad, que determinarán el lugar exacto de instalación en función tanto de los flujos de personas como de la movilidad y acceso a la zona y de la ubicación de otros desfibriladores ya existentes en grandes superficies comerciales y edificios públicos principalmente.

Salvador también ha apuntado que la enfermedad cardiovascular sigue siendo la primera causa de muerte en España, por lo que contar con una red de espacios cardioprotegidos se convierte en un asunto de vital importancia. “Cada año fallecen 30.000 personas en este país por infarto y las cifras casi se han duplicado en la pandemia. Sabemos que en un infarto los minutos son cuestión de vida o muerte y si contamos con una ciudad suficientemente dotada de desfibriladores y con una población cada vez mayor con nociones de reanimación cardiopulmonar se podrían salvar esas 30.000 vidas”, ha señalado.

Y es que, además de la instalación del desfibrilador, Protección Civil ofrecerá una formación específica para los establecimientos hosteleros, comercios y empresas ubicadas cerca de estos puntos cardioprotegidos para que dispongan de los conocimientos necesarios que les permitan usar el desfibrilador y, por lo tanto, poder salvar vidas.