jacobo-calvo-plan-antibarro

El Ayuntamiento de Granada está ultimando este fin de semana, comprendido entre el 2 y el 3 de abril, las labores de limpieza previstas en el denominado Plan Antibarro puesto en marcha hace unas semanas. Esto es con el objetivo de dejar las calles limpias tras el paso de las tormentas de arena que ha padecido la capital.

Así lo ha detallado el concejal de Mantenimiento y Medio Ambiente de la ciudad, Jacobo Calvo. El edil ha agradecido el esfuerzo que están haciendo los operarios de Inagra y la empresa, “que desde hace dos semanas están retirando barro de las calles con la mayor diligencia posible, en un esfuerzo ingente ante esta situación sobrevenida”.

Con este objetivo, durante el fin de semana se han reorganizado los servicios ordinarios de Inagra para destinar a esta labor un dispositivo compuesto por diez operarios apoyados por seis hidrolimpiadores provisto de manga de baldeo, dos fregadoras y dos baldeadoras. Por otro lado, a partir del lunes, en función de la climatología y de la situación en la que se encuentren las calles tras las lluvias que previsiblemente se van a producir durante el fin de semana, se reforzará el servicio con cuatro barredoras de calzadas con doble pértiga que dispensa agua a presión, lo que supondrá destinar otros ocho operarios más a estas tareas de limpieza.

El operativo de limpieza que se está esforzando en quitar la arena por todos los barrios de la ciudad, se está centrando este fin de semana en una limpieza más en profundidad del mobiliario público, baterías de contenedores, papeleras y farolas, donde se requiere una limpieza más detenida y lenta que la propia de las calles y calzadas.

Por ello, el edil pidió a los granadinos y granadinas “un poco de paciencia  ante una situación que ha sido extraordinaria para todos, ya que la limpieza del barro incrustado en el mobiliario requiere un mayor tiempo de trabajo que la retirada en la calles y calzadas”.

La limpieza del barro consecuencia de la calima que ha asolado la ciudad, lleva realizándose desde hace dos semanas, cuando fue necesario sacar a la calle un dispositivo de 30 operarios de inagra, apoyado por prácticamente toda la maquinaria que dispensa agua en los servicios de Inagra.

Se hizo necesaria la reorganización de los servicios ordinarios de Inagra y en especial la salida a la calle de la mayoría de los vehículos que esparcen agua a presión, tales como: 2 barredoras de calzada con doble pértiga, 2 fregadoras, 2 baldeadoras, 6 hidrolimpiadores provistos de manga de baldeo y 5 operarios con manga de riego.