luis-salvador

El Ayuntamiento de Granada ha acordado la prórroga del Presupuesto de 2021 “ante la imposibilidad de cuadrar ingresos y gastos dada la actual coyuntura social. Se junta el hecho de que todavía no ha llegado ni un solo euro de las ayudas económicas prometidas por el Gobierno”. La decisión, la ha anunciado, Luis Salvador, y los concejales de Economía y Hacienda, Luis González, y José Antonio Huertas. “El Consistorio tiene que garantiza el cumplimiento de todos los compromisos financieros y sociales”, según han afirmado.

“Cuando llegamos nos encontramos con la anomalía de que no había Presupuesto desde 2015”. El alcalde ha explicado que “al conseguir en el año 2020 un Presupuesto, lo que hicimos fue poner en hora la estructura política del Ayuntamiento con la estructura presupuestaria. Esto hace que la decisión de prorrogar el Presupuesto ya no es lo dramático que era en el 2015, cuando teníamos totalmente desajustadas esas estructuras”.

El concejal de Economía, Luis González, ha incidido en que para realizar un presupuesto hacen falta “primero una coyuntura favorable. En segundo lugar un volumen adecuado de ingresos y de gastos y tercero, una situación social local y nacional estable”, circunstancias que, según ha asegurado, no se dan en Granada.

Esta crisis ha supuesto la caída de los ingresos

“Estamos sufriendo una situación de crisis provocada por la pandemia muy importante que está suponiendo la caída del nivel de ingresos, pero no el  de gasto, porque las demandas son crecientes”, ha detallado. “Y el entorno nacional tampoco nos es favorable teniendo en cuenta que la ayuda que hemos recibido del Gobierno central es ninguna, cero. La actitud del Gobierno hacia las administraciones locales ha sido absolutamente reprobable, reprochable e insensata”, ha incidido.

“El Ayuntamiento está cubriendo con creces las necesidades y además lo está haciendo reduciendo el gasto. En el año 2020 el Ayuntamiento de Granada gastó 270 millones. Prácticamente lo mismo que en el 2018, es decir, hemos ido eliminando gastos superfluos, cumpliendo con las entidades financiera, con los más de 2.000 profesionales que trabajan aquí. Y sobre todo, cumpliendo con el sector más  desfavorecido. Todo esto lo ha hecho este Ayuntamiento a pulmón y sin un euro de las aportaciones extra del Estado”, ha lamentado.

También el concejal de Hacienda, José Antonio Huertas, ha recordado los “gastos extraordinarios” que el Consistorio ha afrontado como consecuencia de la pandemia y la disminución de los ingresos. Como ejemplos, ha detallado la minoración de un 20 por ciento en las tasas de quioscos y de terrazas. Un 10 por ciento el gravamen del Impuesto de Construcciones, la  reducción del 50 por ciento de la cuota tributaria para licencia de actividades. O el descenso del  25 por ciento en las tarifas de recogida y tratamiento de residuos industriales, que, según ha dicho, afecta a 7.000 hosteleros y comerciantes de la capital.