La concejala de Derechos Sociales, Nuria Gutiérrez, ha visitado los campamentos de verano de la Asociación de Enfermedades Raras y Discapacidad (PANIDE); un proyecto que bajo el lema ‘Las vacaciones son para jugar’ pretende intervenir ante la necesidad de “potenciar la autonomía personal y social”, así como “la plena integración del colectivo de niños, niñas y adolescentes con discapacidad”, favoreciendo en todo momento su participación en actividades de ocio y tiempo libre.

Según ha aseverado Gutiérrez tras su visita, “este proyecto mejora la calidad de vida de niños y niñas y adolescentes con discapacidad, y también la de aquellos que se encuentran en riesgo de exclusión, puesto que fomenta su socialización y posibilita actividades de ocio y tiempo libre adaptadas para todos ellos”.

El proyecto, que se ha desarrollado durante estos meses de verano, ha permitido la participación de niñas y niños con diferentes síndromes y enfermedades raras, TEA, espína bífida, niñas y niños con retraso en su desarrollo y también menores en riesgo de exclusión.

Foto: Ayuntamiento de Granada

En total, ha precisado Gutiérrez, 25 beneficiarios directos y 180 indirectos que han podido disfrutar en el Colegio Reyes Católicos del Zaidín de juegos de habilidades sociales, domésticas y trabajos de memoria, convivencias y desayunos, actividades deportivas, talleres de informática y manejo de redes sociales, jornadas lúdicas y piscina, entre otras.

Se trata también una manera de permitir conciliar a las familias”, ha apostillado la edil, quien también ha apuntado que se trata de un proyecto que lleva varios años realizándose con la intención de mejorar la calidad de vida del colectivo y que la intención del equipo de gobierno es que pueda continuar durante los próximos veranos.