ayuntamiento-granada

La liquidación del presupuesto del Ayuntamiento de Granada correspondiente al pasado ejercicio económico se ha saldado con una “notable” mejora en la estabilidad presupuestaria y de la capacidad de financiación de la ciudad que ha registrado una reducción de la deuda total municipal  de 40 millones de euros, frente a los 33 millones de euros de 2020, a la que se suma el “mínimo histórico” alcanzado en el periodo medio de pago a proveedores que ha pasado de 127 días a 87,5, a fecha de diciembre de 2021. 

El concejal de Economía, José María Corpas, ha destacado que la “significativa” mejora en la capacidad financiera de la ciudad producida por “el rigor en la contención del gasto y una mejora en todas las ratios de gestión municipal” ha permitido que, “gracias al esfuerzo realizado hemos conseguido una importantísima reducción de la deuda tanto financiera como comercial que desde 2018 se ha aminorado en 86.722.211,67 euros”.

Para Corpas, Granada ha dado un importante paso en la senda de su recuperación económica y financiera dado que “hemos logrado una mejor previsión de los ratios de gestión del presupuesto en el que se ha ajustado las previsiones de ingresos a las cantidades recaudadas”, ha dicho, a la vez que ha recordado “que seguimos avanzando en el cumplimiento del Plan de Ajuste vigente”. 

Así, según los datos reflejados en la liquidación presupuestaria de 2021, se ha recaudado el 91,5 por ciento de los derechos reconocidos, a la vez que se ha ejecutado prácticamente en su integridad, con un 91,18 por ciento, las operaciones corrientes recogidas en el presupuesto.

Especial mención ha prestado en lo referente al periodo medio de pago que ha alcanzado un “mínimo histórico” pasando de los 185,53 días de 2018 y  los 123,57 de 2020 a los 87,5 días a fecha de diciembre de 2021. A su vez, ha indicado que en 2021 se ha pagado el 79 por ciento de las obligaciones del ejercicio corriente, un dato que, según ha dicho, “refleja el compromiso y el esfuerzo de este equipo de gobierno por impulsar la actividad económica en la ciudad y devolver al ciudadano la confianza en la capacidad financiera de su ayuntamiento”.

Especial mención ha prestado al porcentaje de deuda financiera de la ciudad que actualmente se sitúa en un 49,95 por ciento, cuando en 2018 estaba en el 73,74 por ciento, siendo el límite legal permitido del 110 por ciento, por lo que Corpas ha recordado que “contamos con una mejora de nuestra capacidad de financiación que nos permitiría, en caso de no estar sujetos al Plan de Ajuste, afrontar nuevas inversiones”. 

Los resultados de la liquidación arrojan, a su vez, una reducción del Remanente  Negativo de Tesorería que ha pasado de 64,5 millones de euros en 2020 a 51,1 millones, “una disminución del 20 por ciento que resulta de un esfuerzo tremendo si se tiene en cuenta que se ha ejecutado el 91 por ciento de las previsiones presupuestarias”.

En este sentido, ha apuntado que la ejecución del presupuesto de 2021 refleja un gasto de 38,5 millones de euros en acciones de protección y promoción social, así como 28,2 millones en bienes públicos, tales como Educación, Cultura y Deportes, y 33,9 millones de euros se han consignado en concepto de gastos de características económicas.