La concejala de Mantenimiento en el Ayuntamiento de Granada, Eva Martín, ha informado de la reposición programada de 7.844 de las 35.458 lámparas del  alumbrado público de la ciudad. En las que se utilizará luces tipo HGE-FREE, libres de mercurio, “uno de los agentes más contaminantes contra el medio ambiente”.

La intervención permitirá “aumentar el nivel de iluminación de las calles hasta en un 30 por ciento“. A la vez que, como ha destacado “reduciremos al máximo los fallos que se puedan producir en el alumbrado público como consecuencia de la existencia lámparas apagadas”.

La actuación se enmarca dentro de las planificación realizada por el área de Mantenimiento ante la necesidad de renovar el alumbrado público. Una vez que han superado su vida útil, momento en el que su flujo lumínico desciende por debajo del 80 por ciento. Eva Martín ha recordado que cada lámpara “atesora un funcionamiento bastante intenso durante el año. Ya que llegan a estar encendidas aproximadamente unas 4.300 horas, en ocasiones, incluso, en situaciones meteorológicas muy adversas”.

El sistema de alumbrado público de la ciudad cuenta con tres tipos diferentes de lámparas en función de la tecnología empleada, de las que un 19,6 corresponden a tecnología LED. Un 61% son lámparas de vapor de sodio de alta presión, de color amarillo. El 17,60% restante pertenecen a lámparas de halogenuros metálicos, de color blanco.