El Ayuntamiento de Granada ha acometido la restauración de la escultura dedicada a la heroína granadina Mariana Pineda, obra de Miguel Martín y su discípulo Francisco Morales ubicada en la plaza del mismo nombre y que, debido a que desde que se inauguró el 26 de mayo de 1873 solo ha sido objeto de una “leve” restauración a principios de este siglo, “se encontraba muy dañada debido a la propia naturaleza de los materiales constructivos y a factores medioambientales”.

La intervención, obra de la restauradora Carmen Tienza, quien ha contado con la colaboración de Noemí Sánchez, se enmarca dentro de los actos programados por el gobierno municipal con motivo de la declaración del 26 de mayo, efeméride del nacimiento de Mariana Pineda, festividad local, y ha permitido “armonizar el conjunto escultórico, a la vez que ha rescatado los nombres de los héroes inscritos en la parte inferior a los que la heroína no había querido delatar”.

Así lo ha anunciado la concejala de Cultura y Patrimonio del Ayuntamiento de Granada, María de Leyva, quien durante la presentación de la restauración, en la que ha estado acompañada por Carmen Tienza, ha destacado que la actuación “la ciudad rinde tributo y reconoce la figura de una mujer esencial en la historia de Granada”, de la que ha recordado que este año, al ser fiesta local, “hemos organizado un completo programa de actividades en el que se han involucrado distintas áreas municipales, como son la concejales de Cultura, de Igualdad y de Mantenimiento del Ayuntamiento de Granada”.

De Leyva ha informado de que, junto a la intervención, que ha supuesto una inversión de 15.000 euros y se ha llevado a cabo dentro del plan de Conservación del Patrimonio Cultural, de acuerdo con la Ley de Patrimonio Histórico Español y a la de Patrimonio Histórico Andaluz, se ha mejorado la iluminación de la estatua con “dos proyectores con tecnología Led que, además de aumentar el flujo de luz y mejorar la temperatura de color, suponen un mayor ahorro energético”.

Tratamiento de restauración «muy conservativo»

Realizada en mármol blanco con una base de caliza de Sierra Nevada, el monumento representa a Mariana Pineda con cabello suelto, túnica larga, la mano izquierda sobre el pecho mientras que la derecha permanece apoyada sobre un trozo de columna que está cubierto por la bandera que fue causa de su enjuiciamiento.

Según ha explicado, Carmen Tienza, la restauración, con un plazo de ejecución de tres meses, se ha abordado con un “tratamiento muy conservativo” gracias a la que “respetando intervenciones anteriores, hemos realizado una desinfección desde el basamento hasta la escultura y viceversa”, a la vez que se ha procedido a la consolidación  del material erosionado de la escultura”, del que ha destacado que, pese a ser “un mármol de Macael blanco resistente, si es que verdad que soporta bastante contaminación y suciedad, al encontrarse en una plaza tan céntrica como la de Mariana Pineda”.

La restauración ha incluido a su vez la aplicación de un tratamiento hidrofugante para repeler las humedades dado que el monumento está por una parte muy expuesto al sol, pero también en algunas zonas está orientado a zonas de umbría, por lo que “de una parte se está erosionando muy y por la otra sufre mucha humedad”.