granada-centro-luces-navidad

Tras la llegada de los Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, el Ayuntamiento de Granada ha hecho balance de las diversas actividades llevadas a cabo a lo largo de las fiestas. Según ha explicado el alcalde de la capital, Luis Salvador, “los objetivos principales de este Gobierno se han cumplido”.

Estos no eran otros que “revivir el espíritu navideño” de los granadinos en plena crisis sanitaria y “revitalizar la economía del comercio y la hostelería”. Por supuesto, siempre velando y respetando la salud pública. De este modo, la ya pasada Navidad ha estado llena de actividades extremadamente limitadas.

Un ejemplo ha sido la reciente ‘cabalgata’ de Reyes, que consistió en un autobús descapotable que transportó a los Reyes Magos por todos los distritos de la ciudad para satisfacer los deseos de los más pequeños. Alejada de la pomposidad de los anteriores, en la intimidad obligada por el virus estuvo el éxito. “Fue el autobús de la ilusión y de la esperanza, un premio por el buen comportamiento de los niños granadinos durante la pandemia. Además, no provocó aglomeraciones en la calle, que era nuestro objetivo”, ha relatado el equipo de Gobierno.

La primera medida navideña se tomó antes del inicio de las fiestas: la instalación del alumbrado navideño. Toda la capital granadina ha estado engalanada con un set de iluminación que la ha convertido “en una de las ciudades más bonitas de España por segundo año consecutivo”, según Salvador.

Este jueves 7 de enero los trabajadores municipales han iniciado la retirada del alumbrado. Esta iniciativa ha sido clave en el fomento del espíritu navideño entre la ciudadanía y la revitalización del comercio. En cuanto a la vigilancia de las medidas de seguridad y de higiene en la ciudad, distintos operativos de la Policía Local, en los que han llegado a participar hasta 1.893 efectivos, han velado por su cumplimiento durante todas las fiestas.

“Tan solo se han producido un total de trece incidencias en la noche de Fin de Año. Es una cifra ínfima para lo habitual en Nochevieja”, ha revelado el alcalde. También se ha llevado a cabo con éxito un plan especial de tráfico. Sin embargo, solamente se ha tenido que aplicar el 31 de diciembre y el 4 de enero sin ninguna incidencia destacada.

Fiestas pasadas a la intimidad

Las celebraciones típicas de la Navidad granadina se han visto obligadas a pasar a la intimidad para poder realizarse sin riesgo de aglomeraciones. Así, tanto las Campanadas de Año Nuevo como La Toma quedaron cerradas cara al público. La televisión municipal TG7 se encargó de su retransmisión para acercarlas a los granadinos.

El Teatro Isabel La Católica se ha reabierto durante las fiestas para albergar distintos festivales culturales. Estos han sido el ‘Granada Family’ y el ‘Hocus Pocus’, que han congregado en el teatro a 450 y 1.800 espectadores, respectivamente. Este último, organizado por el granadino Mago Migue, ha completado el 100% del aforo permitido del teatro, que era del 50%. “La cultura en Granada es segura”, ha afirmado Lucía Garrido, edil de Cultura.

Por último, los barrios y diversas asociaciones de la capital han podido disfrutar de una Navidad más a pesar de la situación sanitaria. A través del tradicional concurso de belenes o de visitas extraordinarias de los Reyes Magos, el Consistorio ha fomentado el espíritu navideño. Una vez finalizadas las fiestas, se le ha dado la bienvenida al 2021, que tiene que ser “el año de la construcción social, económica y afectiva”.