La convocatoria de huelga de autobuses urbanos prevista para hoy sigue en pie después de que el comité de empresa rechazara la última propuesta de Transportes Rober. Ambas partes continuaron las negociaciones con el objetivo de desbloquear la situación y alcanzar un acuerdo que permitiera la desconvocatoria de la huelga.

La empresa planteó una propuesta final, «que mejoraba la anterior y es absolutamente razonable al contexto económico», ha asegurado en un comunicado. Esta volvió a ser rechazada por la representación de los trabajadores.

Propuesta planteada

La propuesta, como indica la empresa, consistió en un incremento salarial fijo del 6,6% en dos años (3,3% en 2022 y 3,3% en 2023), y si el segundo año el IPC acumulado superase el 6,6%, la diferencia entre el resultado de aplicar el 85% del IPC acumulado y el 6,6% se aplicaría a las tablas salariales del año 2023. Otras mejoras importantes que se han ofrecido han sido: pasar el Plus de perceptor al salario base; un incremento del salario base de los revisores de 60 €/mes. (30 €. 2022 y 30 €. 2023); un incremento del Plus de nocturnidad para el personal de noche de taller de 80,5 €/mes a 105 €/mes; y un incremento en tablas salariales de 20 € en el Plus de transporte en 2024, además de otras mejoras sociales y de condiciones de trabajo de la plantilla.

Preocupación de la Confederación Granadina de Empresarios

La Confederación Granadina de Empresarios ha expresado su preocupación por la huelga del Transporte Público de Granada después de que las negociaciones finalizaran sin acuerdo.

El Comité Ejecutivo de la organización ha hecho un llamamiento a las partes para que pongan fin al conflicto desde la sensatez y la generosidad. Atendiendo a la lógica de un momento especialmente complicado para toda la sociedad granadina.

Sin embargo, los empresarios sí han querido respaldar expresamente a la dirección de Transportes Rober. La CGE ha valorado la flexibilidad de la nueva dirección de la empresa a la hora de presentar sucesivas propuestas al comité de empresa, «siempre dentro de una posición que está teniendo en cuenta los intereses de todos los ciudadanos de Granada que no pueden asumir, vía impuestos o vía tarifas, un incremento del coste del servicio como el que implicaría las peticiones del comité».

Junto a ello, la CGE ha defendido «la estrategia de moderación de los incrementos salariales» que está definiendo la posición de la dirección de Transportes Rober durante el conflicto.

Ante un escenario de elevada inflación, la organización empresarial considera que las posturas sindicales de máximos e inmovilistas son absolutamente inasumibles. «En estos momentos, acordar subidas salarias vinculadas al IPC es suicida para el tejido empresarial granadino y tendría un coste social enorme».

Desde esas premisas, la CGE ha reiterado su petición a las partes de que alcancen lo más rápidamente un acuerdo que no sea lesivo para la ciudad de Granada y que mantengan una moderación de los incrementos salariales.