santa-fe-terremoto

El enjambre sísmico producido la pasada noche del martes 26 de enero en Granada ha dejado efectos colaterales. En concreto, daños materiales en hogares y edificios del área metropolitana. Según ha informado Emergencias 112, se han notificado grietas y desprendimientos de elementos ornamentales en algunas viviendas de Granada, Atarfe, Santa Fe y Maracena.

Entre las incidencias más relevantes, destaca la caída de un muro en la calle maestro José Merino en Maracena. Este incidente no ha causado heridos. También se ha registrado la caída de azulejos en la fachada del colegio Nuestra Señora de la Consolación en Granada capital. En Santa Fe, se ha registrado la caída de parte de una chimenea en la calle Rosa de Luxemburgo, así como el derrumbe de una vivienda abandonada en la calle Real. En ninguna de estas incidencias se han registrado heridos.

Los técnicos municipales del Ayuntamiento de Granada se hallan llevando a cabo más inspecciones e investigaciones sobre los presumibles daños producidos por los seísmos. Estas labores forman parte del Plan Sísmico municipal, que pretende dar garantías a la población de seguridad, así como estudiar la evolución de la situación sísmica.

Actividad sísmica en la zona

Desde el mes de diciembre del pasado año, se están registrando una serie de terremotos superficiales al noroeste de la ciudad de Granada. Concretamente, en el entorno de las localidades de Atarfe, Pinos Puente y Santa Fe. La profundidad de estos seísmos es menor de 10 kilómetros y la magnitud, en su mayoría, inferior a 2,5 grados sobre la escala Richter. Conviene recordar que suelen ser sentidos por la población cuando la magnitud es mayor a 3 .

La serie se ha reactivado a finales de enero de 2021 y el día 23 se registró un terremoto con magnitud de 4,4 al noroeste de Santa Fe. Al igual que el de la pasada noche, fue sentido en numerosas poblaciones y con algunos daños, aunque ninguno de carácter estructural, y una persona herida de carácter leve.