El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha abonado en la provincia un total de 9,3 millones de euros. Correspondientes a las nóminas de diciembre de 20.257 trabajadores afectados por los ERTES. Refleja un descenso del  51,9% de los contabilizados en abril. Cuando 42.169 trabajadores estaban cubiertos con este tipo de prestación, que alcanzó los 40,6 millones en Granada.

Desde el pasado mes de abril el número de perceptores se incrementó en mayo, mes en el que la cifra de trabajadores en ERTE se situó en los 54.507. Sin embargo, a partir del mes de junio el colectivo ha ido disminuyendo considerablemente. Sin embargo, en noviembre se registra un aumento respecto al mes anterior. Al igual que en diciembre.

Inmaculada López Calahorro, subdelegada del Gobierno ha afirmado que “la voluntad sigue siendo proteger el empleo. Está claro que por ello se han dispuesto alternativas para atender las necesidades a las que nos ha obligado un momento tan extraordinario como el que estamos. El objetivo del Gobierno de España es, además de proteger el empleo, asegurar las coberturas sociales. Además de afianzar el Estado del bienestar minimizando en lo posible el impacto de la pandemia y mantener el tejido empresarial y productivo hasta superar esta crisis sanitaria”.

El acuerdo contempla la prórroga de todos los ERTE basados en causas relacionadas con la COVID-19. Dentro de éstos, se reconocen de nuevo exoneraciones a empresas que sean titulares de los mismos y pertenezcan a sectores con una elevada tasa de cobertura por el expediente y una reducida tasa de recuperación de actividad. Lo que da lugar a la incorporación de nuevos CNAE, que implican que se proteja a empresas que dan empleo a casi 50.000 personas trabajadoras más. Los ERTE mantienen la flexibilidad en su aplicación.