La Junta de Andalucía está impulsando el desarrollo de inversiones en mejoras energéticas en la comunidad. De manera que en los dos últimos años ha apoyado, a través de la Agencia Andaluza de la Energía más de 7.300 proyectos con 115 millones de euros de incentivos, que han movilizado una inversión de 322 millones de euros. Unas actuaciones van a impulsar la rehabilitación energética de edificios. Además de optimizar el consumo energético en la industria y fomentar un transporte más sostenible, según ha precisado el consejero Juan Bravo.

Bravo ha destacado el potencial de las energías renovables. Sector que invirtió 750 millones de euros en la comunidad andaluza el año pasado. Además, creó 3.000 empleos vinculados a la construcción de nuevos proyectos. En torno a 1.500 empresas y 50.000 puestos de trabajo desarrollan esta actividad en Andalucía.

El consejero se ha mostrado convencido de que la energía “va a tener un papel fundamental en la recuperación económica y en la salida de la crisis” actual. Al tiempo que ha considerado que la transición energética “debe ir de la mano del desarrollo económico y empresarial”.

“Es primordial la captación de inversiones industriales y empresariales que desarrollen proyectos energéticos. Además de contar con la infraestructura necesaria para que se pueda evacuar a la red toda la energía eléctrica renovable producida por las centrales, actuales y futuras”, comenta Bravo.

“Queremos posicionar a Andalucía como una región de referencia en la transición energética”. Para ello, el modelo energético hacia el que se dirige la región aprovechará los recursos renovables disponibles. Además, contribuirá a la consecución de los objetivos nacionales y europeos en materia de energía y clima.