El dilema y el lema de salvemos la Navidad se está insertando tanto en la población que hay cientos de debates. No sólo en el Congreso. Urge la necesidad de llegar o no de llegar a esas fechas con opciones de que la hostelería, el ciudadano y las familias puedan celebrar sin restricciones en unas fechas que podrían complicar aún más la situación actual.

Porque a nadie se le debe olvidar el verano. Después de tres meses de confinamiento ha llegado una segunda oleada que está arrasando con la población con picos más altos que en la primera. Por ese motivo, el Gobierno Central había ideado un plan para la Navidad que ha sido rechazado casi de pleno en todas las Comunidades Autónomas que serán finalmente las que decidan qué hacer, qué restricciones y con cuánta gente se podrá disfrutar de esta fecha.

En Andalucía será Juanma Moreno quien decida. Toda vez que Pedro Sánchez y su comité han decidido retrasar una semana el plan de actuación definitivo, parece que las Comunidades podrán decidir. Convirtiendo al país en un caos logístico donde cada uno pone sus reglas. ¿Podrán entrar en Andalucía los andaluces que vivan fuera de sus tierras?. Parece que sí. Pero no ocurrirá con el resto porque la Comunidad Autónoma mantendrá un cierre perimetral para los ciudadanos de otras comunidades.

El problema es cuando el Gobierno no impone una norma general para todos y permite una decisión unilateral para el resto. Y todo ello después de la expectación que se generó alrededor de la celebración del Consejo Interterritorial de Salud con las Comunidades. El Ejecutivo pretende limitar la movilidad y restringir el número de reuniones familiares durante la Navidad. Y aunque será así, las Comunidades decidirán. «El documento de borrador es un conjunto de recomendaciones», decía el ministro de Sanidad, Salvador Illa. «Lo de las navidades es una petición expresa de las autonomías y necesitamos reunir el mayor consenso y acuerdo posible por lo que el plan navideño requiere más trabajo», aseguraba.

Por su parte, la Junta de Andalucía lo que parece haber pedido es un borrador común para evitar 17 navidades diferentes en toda España. Decía Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía que «nosotros lo que queremos es aguantar hasta que la Navidad esté lo más cerca posible«. Por tanto habrá que esperar para saber qué sucede en España, pero también en Andalucía con unas fiestas que pueden ser el preámbulo de una vacunación. Unas navidades seguras y el inicio de la vacunación pueden ser decisivas para terminar con el virus.