El Granada regresaba a casa después de haber roto la racha de derrotas en condición de visitante, el equipo nazarí lo hacía con la convicción de hacer valer su localía en el estadio Nuevo los Cármenes y derrotar a un Celta de Vigo que está peleando los puestos de descenso, sin embargo, el marcador no se movería del electrónico en un partido muy parejo y que al final el cuadro de Diego Martínez pudo ganar.

Los rojiblancos presentaron varios cambios en su alineación pensando en lo que será el partido del próximo jueves en el que se medirán al Athletic Club de Bilbao, en el duelo correspondiente a la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey. Diego Martínez le dio oportunidad a jugadores que no han tenido regularidad en liga como Ismael Köybaşı, Jesús Vallejo y Fede Vico, dándole descanso a hombres como Antonio Puertas, Germán Sánchez y Carlos Fernández. Por su parte Óscar García no podía contar con Denis Suárez, quien a última hora se resintió de una lesión en el tobillo derecho, pero que contaba con un gran arsenal comandado por Iago Aspas y Rafinha.

El partido comenzaba con dos equipos que buscaban la pelota en todo momento, pero ninguno de los dos conjuntos podía imponer su estilo de juego y poco a poco el duelo se volvió muy parejo. Los andaluces trataban de apoderarse del balón, pero los gallegos aguantaban muy bien los intentos de ataque del cuadro local. Los visitantes empezaban a generar jugadas de peligro en el área granadina, Iago Aspas lo intentaba a los 18 minutos, sin embargo, su rematé se fue muy por encima de la meta de Rui Silva.

Los dos conjuntos parecían respetarse mucho y ninguno cogía la batuta del juego, los nazaríes no podían penetrar la barrera gallega, el Celta por su parte, tampoco encontraba la formula para tomar el control de las acciones del partido. Una primera parte que no tuvo mucha historia con dos equipos que parecían anularse por completo. En el último minuto Roberto Soldado tuvo la acción más clara del primer tiempo, pero su disparo fue desviado por la defensa visitante. El silbatazo de Guillermo Cuadra Fernández dictaba el final de los primeros 45 minutos, mandando a los equipos a los vestuarios. Una primera parte con más pena que gloria.

Tras la reanudación del encuentro el equipo rojiblanco lo intentó desde el principio, una gran carrera de Dimitri Foulquier desde la media cancha terminó con un disparo del francés que se fue por un lado de la portería de Rubén Blanco. Los nazaríes comenzaban a conectar y a generar peligro a la meta celeste. Álvaro Vadillo sirvió un gran balón a Fede Vico quien no pudo rematar de buena forma y mandó su disparo muy desviado de la portería gallega. Los celestes reaccionaron con una gran jugada de Pione Sisto que condujo el balón hasta llegar al área para sacar un disparo raso que hizo que Rui Silva tuviera que intervenir para evitar la caída de su meta. Los primeros minutos de la parte complementaria ya eran mucho más intensas que toda la primera mitad.

Corrían apenas 10 minutos de la parte complementaria y los dos equipos ya habían quemado su primer cambio, Diego Martínez tuvo que hacerlo por la lesión de Yan Eteki quien fue relevado por Ramón Azzez, por su parte Óscar García quería sumar efectivos al ataque y sacó a Fiódor Smólov para darle entrada a Santi Mina en búsqueda de generar más peligro a la meta nazarí. El partido se empezaba a volver ríspido y rocoso, los dos conjuntos se empezaban a pegar con todo. Martínez movió de nueva cuenta sus piezas para tratar de ser más efectivos al ataque, Antonio Puertas entraba a la cancha para tratar de aportar su gran habilidad a la causa rojiblanca.

Poco a poco los equipos empezaron a bajar las revoluciones y la intensidad del juego comenzó a bajar, el Granada se sentía cómodo en la cancha, el Celta lo intentaba, pero no podía generar peligro en la portería de Rui Silva. A falta de 20 minutos el técnico catalán mandó a la cancha a Brais Méndez para tener más potencia al ataque. Fede Vico tuvo la gran oportunidad de abrir el marcador a través de un tiro de falta a las afueras del área, sin embargo, su disparo se fue por un lado de la portería de Rubén. Diego Martínez respondió con la entrada de Darwin Machís para darle más profundidad a la delantera granadina.

El equipo local se fue con todo buscando la victoria, a falta de 5 minutos para finalizar el partido, Antonio Puertas tuvo la gran posibilidad después de un gran cabezazo del almeriense que desafortunadamente para la causa nazarí no encontró portería al impactar en los dos palos de la portería, el balón recorrió toda la línea de gol, pero nunca llegó a rebasar, en lo que sin duda fue la jugada más peligrosa de toda el partido.

En los últimos minutos los dos equipos lo intentaron, pero el marcador no se movería en la cancha de los Cármenes, Cuadra Fernández dio el silbatazo final al encuentro con un 0-0 que deja más contentos a los andaluces. Este resultado deja al Granada en la novena posición de la clasificación general y a los gallegos a 3 puntos de la zona roja con 23 puntos a espera de lo que haga el Mallorca el día de mañana. Los rojiblancos tienen una cita con la historia el próximo jueves y a partir de mañana empezarán a preparar el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey en donde recibirán al Athletic de Bilbao en búsqueda de remontar la eliminatoria y acceder a una final de copa 61 años después.

Ficha técnica

Estadio: Nuevo los Cármenes

Árbitro: Guillermo Cuadra Fernández

Alineaciones

Granada CF: Rui Silva, Domingos Duarte, José Antonio Martínez, Jesús Vallejo, Ismail Köybaşı, Dimitri Foulquier, Álvaro Vadillo (Antonio Puertas), Yangel Herrera, Yan Eteki (Ramón Azzez), Fede Vico (Darwin Machís), Roberto Soldado.

Entrenador: Diego Martínez

Real Club Celta de Vigo: Rubén Blanco, Hugo Mallo, Néstor Araújo, Jeison Murillo, Lucas Olaza, Okay Yokuşlu, Fran Beltrán (Pape Cheikh Diop), Pione Sisto (Brais Méndez), Rafinha, Iago Aspas, Fiódor Smolov (Santi Mina)

Entrenador: Óscar García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *