san-juan-granada-copa

Un Granada plagado de suplentes superó con creces a un dignísimo y bravo San Juan en la primera ronda de la Copa del Rey. Kenedy abrió la lata tras el saque de centro inicial y Jorge Molina aprovechó una gran jugada de Aranda para firmar el 0-2 final. Los locales disfrutaron de un balón al palo y del calor de su gente en la grada, la ‘nueva normalidad’ que entre todos tenemos que convertir en ‘vieja’.

Cuando parecía que nada podía arreglar el final de este año catastrófico en lo sanitario, social o económico, llegó un soplo de aire fresco, prueba irrefutable de lo que está por llegar. A menudo, el fútbol nos saca en volandas de nuestra tediosa y rutinaria cotidianidad, aunque tan solo sea durante noventa minutos. Esta noche no iba a ser menos, ni siquiera en un estadio de hierba artificial, la casa de un humilde club navarro de Tercera.

La Copa del Rey echó a rodar con la peculiaridad que todos estábamos deseando contar, el tesoro maldito que se escondía tras el arca perdida. El graderío del diminuto y coqueto feudo del San Juan recibió a aficionados tras nueve meses de pandemia, mascarillas y UCIs atestadas. Por supuesto, respetando todas las normas sanitarias habidas y por haber, aquellas que hoy nos encierran para poder sacarnos a celebrar próximamente.

Quizá por este motivo salió la AD San Juan a jugar la primera ronda copera sin ningún tipo de presión ante todo un Primera que ha recuperado su estado de gracia en la última semana. Ninguna presión más allá quizá de la de brindar el mejor espectáculo posible a su hinchada, la que hace posible la propia existencia del club. Los miembros de su fútbol base fueron los afortunados, privilegiados de presenciar un partido en tiempos de plataformas digitales que se ‘laguean’ cada dos por tres.

El club dirigido por Alfredo Ibero ‘Bebeto’ –no confundir con el crack brasileño- salió al terreno de juego dispuesto a impresionar con su juego de combinación, todo un descubrimiento en un conjunto militante de la cuarta categoría del balompié patrio. Dicho hallazgo se produjo con el paso de los minutos, a pesar de la diferencia de plantillas, presupuestos y hasta del marcador. Cuando aún el público andaba ajustándose la mascarilla, Kenedy culminó un contraataque velocísimo con un disparo que superó a Tasio para estrenar el conteo de la tarde. El Granada se adelantó a los 50 segundos del choque para demostrar que va a por todas y que en Los Cármenes no se renuncia a nada.

san-juan-granada-copa
FOTO: Pepe Villoslada/Granada CF

Fútbol de quilates no profesional

Lejos de venirse abajo, el conjunto entrenado por ‘Bebeto’ siguió a lo suyo para demostrar que cuando no se puede ganar, deleitar a los espectadores con un buen fútbol es importante. Así se lo reconocía su hinchada cada vez que las triangulaciones locales eran lo suficientemente eficaces para salir de la presión o para embotellar a todo un Granada en su propio terreno. Lalinde, Eneko Ezcurra o el capitán Iriguibel lideraron al San Juan durante todo el choque, aunque sus acometidas terminaron muriendo en la orilla rojiblanca.

Un Granada cargado de suplentes más los canteranos Aranda y Pepe aguantó la valentía local y aprovechó sus oportunidades, haciendo valer su característica eficacia arriba. A los 25 minutos de juego, Aranda luchó en la frontal y salió victorioso con el balón en la frontal. Acto seguido y prueba de su instinto de pelotero, abrió hacia Molina, que hizo gala de su veteranía para cruzar el cuero al palo largo casi sin inmutarse de la presencia del zaguero persiguiendo su sombra. Segundo gol con el que los rojiblancos pusieron tierra de por medio.

El San Juan siguió intentándolo todo el partido, aunque la intensidad fue minando con el paso de los minutos. Las piernas empezaron a pesar sobre todo en el segundo tiempo, donde el cuadro de ‘Bebeto’ dispuso del mayor número de ocasiones de gol. En la recta final, Arbeloa no logró conectar con Lezaun al primer palo, pues emergió Aarón desde su meta para despejar de puños. Mismo desenlace se produciría minutos después cuando el cancerbero rojiblanco detuvo un disparo de Arbeloa en el segundo palo.

La más clara para el San Juan la tuvo Eneko Ezcurra, que estrelló un testarazo en el larguero cuando el primer tiempo se desvanecía. A punto estuvo de estallar la grada local, pues eso de celebrar los tantos en vivo y en directo es algo que ha quedado relegado a las pachangas de casados contra divorciados, o más bien de confinados contra confinados. El Granada dio minutos a los ‘niños’ del filial y cerró la meta para certificar su pase a la segunda ronda copera, aquel torneo que tanto le hizo soñar el curso pasado. Ahora, el sueño es el de recuperar la vida anterior a la tragedia… y para ello está el fútbol. La vía de escape hasta que llegue la vacuna.

san-juan-granada-copa
FOTO: Pepe Villoslada/Granada CF

FICHA TÉCNICA

AD SAN JUAN: Tasio; Foncillas (Dufur, min. 24), Goiko, Iker Ezkurra (Salinas, min. 77), Lacomba; Iriguibel (Arbeloa, min. 63), Lalinde, Aritz Zabaleta (Irigoyen, min. 63), Lezaun, Mercero; Eneko Ezkurra (Palacios, min. 45).

GRANADA CF: Aarón Escandell; Pepe (Sergio Barcia, min. 78), Germán, Nehuén Pérez, Quini; Yan Eteki, Ramón Azeez, Aranda (Isma Ruiz, min. 64); Alberto Soro, Robert Kenedy (Antonio Puertas, min. 64), Jorge Molina.

ÁRBITRO: Hernández Hernández (colegio canario). Amonestó con tarjeta amarilla al visitante Nehuén Pérez.

MARCADOR: 0-1 Robert Kenedy (min. 01); 0-2 Jorge Molina (min. 26).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la primera ronda de la Copa del Rey, disputado en el estadio de San Juan a puerta cerrada debido a la pandemia del COVID19.