Los Cármenes no gozó de goles en su estreno en la Europa League. Empate a cero entre Granada y PAOK en un encuentro disputado, con pocas ocasiones y en el que regresaron Gonalons y Duarte tras superar sus problemas físicos. Abel Moreira, entrenador de los griegos, sorprendió con un planteamiento bravo ante un Granada no muy fino en ataque. El luso, cuestionado en Salónica, gana vida.

La Europa League revitaliza a cualquiera. Más incluso cuando el frío otoñal empieza a colarse por debajo de la puerta y la calle no es una opción cuando llega la noche. Mucho menos a pocas horas de que se cierre perimetralmente toda una comunidad. Eso el Granada no lo entiende, pues si hay que partir hacia el otro extremo del Mediterráneo, se va, sin atender a fronteras. No fue este el caso, pues el desplazamiento corrió a cargo del PAOK de Salónica. El subcampeón griego visitó Los Cármenes e inauguró como primer rival el historial de partidos oficiales de la competición celebrados en el estadio del Zaidín.

El torneo continental no solo revive a los aficionados durante 90 minutos en sus hogares, sino que también hace lo propio con los propios protagonistas. Milagrosamente, Max Gonalons volvió al once de Diego Martínez, y eso que hasta el día anterior al encuentro padecía un esguince de rodilla. Adrede o no, el francés alivió algo la enfermería rojiblanca, algo desbordada tras las lesiones de Quini, Víctor Díaz… O Foulquier. Ante la ausencia de laterales diestros sanos, el Granada salió a competir con Puertas por detrás de Kenedy. El parche de urgencia no fue suficiente para contener a un PAOK que también se mostró revitalizado.

Tras superar la fase inicial del choque, los griegos comenzaron a aprovechar las carencias atrás del almeriense a través de Andrija Zivkovic. El serbio ofrecía apoyo constante al carrilero Giannoulis y se dejaba ver por el interior para incordiar a la zaga rojiblanca, compuesta por los ya habituales Germán y Vallejo. El Granada no renunciaba a la pelota y tocaba y tocaba esperando la grieta en la defensa helena. Solamente en una ocasión que terminó con un disparo de Kenedy desde la frontal los rojiblancos encontraron espacios por explotar. La zaga de tres centrales capitaneada por el sevillano Crespo aguó la fiesta al brasileño.

FOTO: Photographers Media

Tradición guerrera

El PAOK trajo consigo a Los Cármenes un punto conseguido del primer partido de la competición tras el empate ante el Omonia. Un punto que supuso más una losa que un buen comienzo. Las aspiraciones de los blanquinegros pasan por acceder a dieciseisavos. No doblegar a la presunta perla del grupo puede hacerse cuesta arriba a la hora de hacer frente a PSV y Granada. Por ello, el técnico del PAOK, Abel Moreira, dio la orden de no amilanarse ante un club que había logrado amilanar a todo un campeón de Europa la semana pasada.

Primero fue Varela el encargado de asustar a los locales. El de Cabo Verde llegó desde atrás en un córner y consiguió hacerse un hueco entre Germán y Neva para cabecear la pelota a saque de puerta. Al rato, un balón de los helenos golpeó en el poste derecho de la portería de Rui Silva. Segundo aviso. El Granada se había salido del partido ante la alta presión y la energía mostrada por los de Salónica. La circulación rojiblanca era espesa, con muchos fallos y pérdidas. Luis Suárez esperaba balones arriba pero lo único que encontró fue el choque con cualquiera de los tres zagueros del PAOK. Uno de ellos era el ex granadinista Ingason, al que también debió estimular la Europa League.

El islandés se mostró muy acertado en ataque, desafiando y saliendo victorioso de las entradas rivales, y más seguro que nunca en defensa. Por fortuna para los locales, todo cambió en los segundos 45 minutos. No prosperó la capacidad ofensiva del Granada, pero tampoco la blanquinegra. Los de Diego Martínez sufrieron menos atrás y el partido se fue enfriando sucesivamente. Ambos equipos conocían que ante cualquier mínimo error, esta competición te penaliza. Aún así, el entrenador gallego dio entrada a Molina para reforzar el ataque. Un punta posicional para apoyar a Suárez, todavía a un nivel inferior de lo que se espera del colombiano.

FOTO: Photographers Media

Empate y gracias

Moreira dio entrada a El Kaddouri, un pelotero marroquí que vivió días de gloria en el Napoli hace unas temporadas. Parece mentira, pero que el Granada haya pasado de pugnar con las estrellas de los alberos a codearse con las estrellas de las competiciones continentales es para darse con un canto en los dientes. Por otro lado, nunca lo ha hecho Diego Martínez, ni lo hará. El partido pedía romper la igualdad y meterle una marcha más y para ello entró Ángel Montoro. El valenciano la pidió, la escondió y la movió todo lo que le dejó el PAOK, pero el dar un paso al frente se antojaba complicado.

Se agotaba el tiempo y Stefan Schwab continuaba sacando a flote a los suyos desde la sala de máquinas. Nunca le perdieron la cara al partido los jugadores del PAOK. La única ocasión clara del Granada fue un tiro de Machis en la primera parte que despejó a córner Zivkovic tras una gran internada al centro desde la derecha. Una parecida tuvo Swiderski para el PAOK en la segunda, pero el remate manso lo detuvo Rui Silva sin problemas. El luso volvió a atajar otro chut del serbio Zivkovic minutos después desde la frontal.

Para salvar el punto, Diego Martínez terminó con defensa de tres. Duarte volvió a jugar, quizá la mejor noticia de la jornada junto con la recuperación milagrosa de Gonalons. La Europa League revitalizó al Granada aligerando su enfermería, que comienza a contar con camillas vacantes. Quizá lo hizo de más con el PAOK, que pasó de toques de queda y confinamientos para demostrar que el grupo E de la Europa League tiene más vidas que la rojiblanca. Nadie dijo que fuera fácil, pero el empate a nada ante los helenos sabe mejor que los antiguos vaivenes del Granada en el barro. Que se lo digan a Ingason.

FICHA TÉCNICA

GRANADA CF: Rui Silva; Antonio Puertas, Germán, Jesús Vallejo, Carlos Neva; Yangel Herrera (Jorge Molina, min. 59), Luis Milla, Max Gonalons (Yan Eteki, min. 89); Kenedy (Alberto Soro, min. 72), Darwin Machis (Domingos Duarte, min. 89), Luis Suárez (Ángel Montoro, min. 72).

PAOK FC: Zivko Zivkovic; Rodrigo (Moussa Wagué, min. 74), Ingi ingason, Fernando Varela, José Á. Crespo, Dimitrios Giannoulis; Douglas, Stefan Schwab, Andrija Zivkovic, Thomas Murg (El Kaddouri, min. 69); Antonio Colak (Swiderski, min. 69)

MARCADOR: 0-0.

ÁRBITRO: Tiago Martins (portugués). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Yangel Herrera y Jesús Vallejo. Por parte de los visitantes, vieron amarilla Ingi Ingason, Dimitrios Giannoulis, Andrija Zivkovic y Douglas.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la segunda jornada de la fase de grupos de la UEFA Europa League. Disputado en el estadio de Los Cármenes a puerta cerrada debido a la pandemia del COVID19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *