Granada-entrenamiento

Las malas rachas están para romperse y en este caso el Granada CF quiere romper un par de ellas si es que desea mantenerse en la Primera División.

Por un lado busca volver a celebrar una victoria en casa ante el Celta de Vigo, algo que no hace desde septiembre del 2012, hace casi 10 años. Su última alegría en el Estadio Nuevos Los Cármenes se dio cuando venció 2-1 con goles de Guilherme Siqueira y Gabriel Torje, mientras que Iago Aspas anotó el tanto de los visitantes. Desde aquella fecha, en LaLiga, acumula tres empates y tres derrotas ante los gallegos.

De manera histórica, el cuadro nazarí en LaLiga tiene buenos guarismos ante los vigueses jugando en casa, con 10 victorias, cinco empates y tres derrotas, 22 goles a favor y 14 en contra. Aunque para seguir manteniendo esos buenos números deberá responder con una zona defensiva que será inédita ante las bajas por sanción de Quini, Duarte y Víctor Díaz; y por lesión de Neva y Torrente.

Además, busca dejar atrás sus malas actuaciones esta temporada frente a su público, ya que son siete partidos seguidos sin ganar en su feudo, su peor racha. La última victoria en Los Cármenes fue ante el Atlético de Madrid el 22 de diciembre, desde esa fecha han caido cuatro derrotas y tres empates.

El mal paso en casa que vive el equipo de Aitor Karanka es parte de los motivos que los tiene metidos en la zona por no descender, con 30 puntos, y peleando con otros cuatro equipos por mantener la categoría. Y es que el Granada, en lo que va de año sólo ha ganado un partido, en la visita ante el Deportivo Alavés, consiguiendo 8 puntos de 45 posibles.

Mientras, los gallegos de Eduardo Coudet presumen de ser el noveno mejor visitante de la competición, cosechando 20 puntos en 16 partidos lejos de Balaídos y que vienen de ganar en San Mamés ante el Athletic.