Granada-Espanyol-Descenso

El Granada CF ha perdido la categoría en una noche triste en Los Cármenes. El equipo de Aitor Karanka ha certificado el descenso, en una última jornada dramática. Este ha sido el sexto descenso en la historia del equipo rojiblanco.

El equipo nazarí no ha podido ante un rival que no se jugaba nada. Ni jugando en casa ni con un penalti a favor pudieron sacar el triunfo que los hubiera mantenido en Primera. El empate 0-0 ante el Espanyol, más la victoria del Cádiz CF 0-1 ante el Deportivo Alavés y la victoria del Mallorca 0-2 en Pamplona ante el Osasuna han hecho que el Granada este la próxima temporada en la Liga Smartbank.

De ser novenos e ir a Europa League, a descender a Segunda División. Así de crudo ha sido la historia del Granada CF, que ha cambiado de manera dramática en un año. La salida de Diego Martínez ha dejado una sombra que hoy se ha convertido en obscuridad, pues por el banquillo han pasado tres entrenadores que no pudieron mantener la equipo en Primera (Robert Moreno, Rubén Torrecilla y Aitor Karanka).

El Granada CF jugará en Segunda División al igual que el Levante y el Deportivo Alavés. Tras una gran recepción de la afición local a la llegada del equipo al estadio, el partido comenzó tenso, con nervio y con un ojo en Vitoria y en Pamplona, para saber qué pasaba con el Cádiz y el Mallorca. La salida de Luis Milla por lesión al minuto 33 ya parecía presagio de lo mala noche que se venía.

El penalti fallado por Jorge Molina al 72′, lanzando el balón por un costado, hizo aún más dramática la noche. A lo lejos, se oía el murmullo, pues al 74,’ Lozano le daba la victoria al Cádiz, en Mendizorroza; y en Pamplona, Ángel, al 47′ y Grenier, al 83′, le dan al equipo del Vasco la salvación en la última jornada.

El equipo de Karanka se fue diluyendo conforme avanzaban los minutos, y si bien hubo un empuje al final, en donde un par de ocasiones de Jorge Molina y un balón al palo de Carlos Bacca pudieron ser la salvación, el Granada CF no pasó del empate y ha perdido la categoría, en una noche donde las lágrimas en Los Cármenes han sido de tristeza.