granada-manchester

Aunque mereció el gol, el Granada CF se fue de vacío en Old Trafford en su despedida de la Europa League. Los rojiblancos lucharon hasta el final ante un Manchester United superior hombre por hombre que se llevó, como en la ida, demasiado premio para lo mostrado en el terreno de juego. Cavani y Vallejo en propia puerta le dieron la puntilla a un Granada que debe estar orgulloso de su primera participación en una competición continental.

“Lo importante del amor es que sea infinito mientras dura”. Imposible definir mejor el periplo europeo del Granada de Diego Martínez. Los partidos por Europa fueron amor puro e intenso a primera vista. Alegraron las semanas de la hinchada rojiblanca desde septiembre hasta abril. Convirtieron los jueves en algo más que la previa del fin de semana. Cada jueves los granadinistas permanecieron religiosamente en casa sin tener en cuenta un toque de queda o un cierre perimetral para deleitarse con el maravilloso himno de la competición.

Este texto del escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano demuestran cómo las palabras pueden traspasar la pantalla y adoptar ideas platónicas. Ideas rojiblancas. Durrës, Malmö, el Locomotive Tbilisi, Eindhoven, Tesalónica, Nicosia, Nápoles, el Molde y el Puskas Arena, y el Manchester United. Nombres que podrían valer un rosco final de Pasapalabra. Nombres que pasan a la historia del mejor Granada en 90 años. Desde 1931 hasta el año del coronavirus. Unos 365 días de desolación en todo el globo, salvo los jueves en Granada.

El Granada se despertó del sueño en todo un teatro que invita a soñar. Old Trafford fue testigo de la caída de los nazaríes en la Europa League, aunque más que una caída, parece resultar simplemente como cuando el tiovivo deja de girar. El Granada no se llevó ninguna caída del estadio del Manchester United, cuadro que se mostró superior en el global, sobre todo en el choque de vuelta, en parte por el resultado favorable de la ida. Ya se comentó desde el propio emparejamiento. El premio de este Granada, equipo forjado en el segundo escalón del fútbol español, era el de poder pisar Old Trafford en partido oficial.

granada-manchester
FOTO: Pepe Villoslada/Granada CF

Godzilla contra un tirachinas

Y el Granada se plantó como se esperaba sobre el verde. Intenso, solidario en defensa y orgulloso de enfrentarse a Godzilla con un pequeño tirachinas. El encuentro empezó algo tímido, pero rápidamente los locales demostraron qué es eso del fútbol inglés. Los de Solskjaer hicieron gala de su poderío físico y también de la calidad individual de los suyos. Matic se hizo con el dominio en el centro del campo, donde Yangel Herrera fue el más brillante de los visitantes. De hecho, hasta de tres ocasiones gozó el venezolano para anotarse el primer tanto rojiblanco de la eliminatoria. El balón siempre rozó el poste para alivio de De Gea.

Otro duro de pelar fue Pogba, imparable en el cuerpo a cuerpo y amante de jugar con fuego. El colegiado rumano le perdonó la expulsión al galo en la primera mitad al cometer dos faltas consecutivas sobre diferentes efectivos nazaríes. Uno de ellos, Max Gonalons, no gana para disgustos. El pivote volvió a sufrir la enésima lesión del curso y tuvo que abandonar el césped. Con el paso de los minutos, los ingleses fueron creciendo en el partido y Diego Martínez se vio obligado a buscar un revulsivo.

Luis Suárez entró tras el descanso para aportar la velocidad perdida de Machis, que no anduvo fino a lo largo del choque ni por el costado ni en sus aventuras por el centro. También movió ficha Solskjaer, entrenador y héroe de los Diablos Rojos en la famosa final de Champions en el Camp Nou ante el Bayern de Munich de 1999. Van de Beek sustituyó a Pogba y se convirtió en un socio de lujo para Fred y Matic para intentar que no se sucedieran demasiadas sorpresas. Aún así, el Granada tuvo sus opciones. Primero en la testa de Molina dentro del área, cuyo chut se topó con el muro de Wan-Bissaka antes de llegar manso a las manos de De Gea. De igual forma lo probó Germán, pero con su pierna mala no acertó a dirigir el disparo entre los tres palos.

Amor y eterna lucha, los intangibles

Lo irreprochable de este Granada es su eterna lucha. El sueño del ‘EuroGranada’ permaneció intacto durante los noventa minutos, a pesar de tener enfrente a todo un campeón de Europa y de Inglaterra. A pesar de que el típico infortunio histórico del Granada apareciera en el añadido en forma de gol en propia de Vallejo tras un centro al que no acertó a rematar Mata.

Previamente, Edinson Cavani se había disfrazado de Freddy Krueger cuando el sueño aún no era profundo. El killer charrúa enchufó a la red la primera ocasión del partido con una gran volea que dejó inmóvil al siempre santo Rui Silva. Es cierto que la defensa rojiblanca pudo hacer más en la marca, pero es que la diferencia de talento entre unos y otros era infinita. Como el amor del Granada por la Europa League. Como el amor de Granada por su Granada CF.

granada-manchester
FOTO: Manchester United

FICHA TÉCNICA

MANCHESTER UNITED: David De Gea; Wan-Bissaka (Williams, min. 81), Lindelöf, Tuanzebe; Alex Telles; Nemanja Matic, Paul Pogba (Van de Beek, min. 45), Fred, Bruno Fernandes (Juan Mata, min. 72); Edison Cavani (James, min. 59), Greenwood (Amad, min 81).

GRANADA CF: Rui Silva; Dimitri Foulquier, Germán (Nehuén Pérez, min. 81), Jesús Vallejo, Carlos Neva; Max Gonalons (Jorge Molina, min. 31), Yangel Herrera, Ángel Montoro; Robert Kenedy (Antonio Puertas, min. 45), Darwin Machis, Roberto Soldado (Luis Suárez, min. 45).

MARCADOR: 1-0 Edinson Cavani (min. 05); 2-0 Jesús Vallejo p.p. (min. 90).

ÁRBITRO: István Kovács (rumano). Amonestó con tarjeta amarilla al jugador local Pogba. Por parte visitante, vieron amarilla Soldado, Germán, Neva y Montoro.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vuelta de los cuartos de final de la UEFA Europa League. Partido celebrado en el estadio de Old Trafford a puerta cerrada, debido a la pandemia del COVID19.