El Granada se metió en los cuartos de final de la Copa del Rey tras eliminar al Badajoz, equipo de Segunda división B que volvió a demostrar que se merece estar más arriba, en una prórroga agónica. El conjunto nazarí vuelve a pasar, por tercera vez en esta edición (le pasó ante L’Hospitalet y Badalona), teniendo que esperar 120 minutos sin llegar a los penaltis.

El partido no pudo empezar más vivo, porque al minuto el Granada se adelantó gracias a Álex Martínez, que se sacó un misil desde el vértice izquierdo directo a la escuadra. El gol no afectó al Badajoz, que achuchó al equipo de Primera hasta encontrar el premio.

Fue tan sólo siete minutos más tarde, que un centro-chut de Corredera que enganchó Pablo Vázquez. El ex del Granada lo celebró con rabia ante un equipo en el que no pudo triunfar como le hubiera gustado.

El partido no brilló por su buen juego ni incluso por su emoción, hasta que entró en la recta final. Diego Martínez metió a Soldado por Azeez buscando resolver la eliminatoria y el delantero valenciano cumplió. Al poco de entrar, no perdonó solo ante Garrancho tras un gran servicio de Antonio Puertas.

Quedaban apenas cuatro minutos más la prolongación, pero fue suficiente para que el equipo de Segunda B volviera a igualar la contienda. En la última jugada del partido, Caballero se tiraba en plancha para mandar a la red un saque de córner que peinó Kevin en el primer palo.

Con media hora más por delante, el Granada demostró su mayor experiencia en estas situaciones y de nuevo resolvió antes de la tanda de penaltis. Lo hizo con un gol de Carlos Fernández en la primera parte que defendió hasta el final.

Aquino, en dos acciones consecutivas casi sobre la bocina, a punto estuvo de mandar la eliminatoria a la tanda desde los 11 metros. Sin embargo, el equipo andaluz resistió y entró de lleno en cuartos, algo que no lograba desde hace casi dos décadas.

Marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *