La Copa sigue poniendo al límite al Granada. El equipo de Diego Martínez, como en Hospitalet, necesitó de otra prórroga para pedirse otra ronda. Así están las cosas de difíciles en estos tiempos. El Badalona, con el regusto todavía en la boca de haber eliminado al Getafe, volvió a disfrutar de la noche. Comenzó perdiendo muy pronto, pero se levantó e igualó el partido en la segunda mitad. Incluso fue capaz de jugarle media hora más a otro equipo de Primera. Al final decidió un saque de esquina, donde las fuerzas se igualan pero las rompió Gonalons en el minuto 102.

En la prórroga, Álex Martínez puso un córner en el primer palo y por allí apareció el futbolista francés, que llevaba muy poco en el campo, para apuntarse el 1-2 y evitar el campanazo. Ya venía avisando Machís, agitador masivo y cuarto cambio de Diego Martínez para conseguir el rescate a tiempo.

Al Granada no le acompañaba la noche. Césped articial, lluvia, viento y un equipo al otro lado sin nada que perder y mucho que seguir ganando. Era partido trampa y no dejó de serlo en dos horas. No importó que los de Diego Martínez marcasen tan pronto. Lo hizo Ismail Koybasi, que igual que apareció, desapareció. Abrió la lata y se marchó lesionado antes del descanso.

El Badalona tenía claro que estaba para seguir soñando e igualó la balanza desde la esquina, lugar en el que acabaron sus ilusiones. Allí se impuso Robusté y allí también apareció Gonalons en una prórroga que coleccionó fallos de Carlos Fernández delante del guardameta rival. Hasta que pudo batirle cerca del final y quitarse el peso de encima que sufren los delanteros cuando no ven portería.

Marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *