El tenista granadino Roberto Carballés Baena cayó ayer eliminado de forma inesperada en el Challenger de Marbella. Se enfrentaba a Vit Kopriva, un tenista con ranking muy inferior al suyo (323 de la ATP, Roberto es el 100), pero Carballés no pudo superar la primera ronda del torneo celebrado en tierras malagueñas, ya que el checo se llevó el encuentro por 7-6 y 6-2.

El primer set estuvo muy igualado. No en vano, se decidió en el ‘tie break’, con resultado de 7-3 favorable al tenista checo. Fue en el segundo turno de saque del granadino cuando Kopriva logró su primera ventaja y rompió el servicio de Carballés. Sin embargo, el español recuperaba rápidamente la desventaja con un contra ‘break’ en el siguiente juego.

La clave estuvo en el undécimo juego, ya que, con servicio del checo, Roberto tuvo dos bolas de rotura que hubieran supuesto sacar para adjudicarse el set. Finalmente, Kopriva salvó las opciones de quiebre del granadino y terminó adjudicándose el set en el mencionado desempate.

El siguiente set se lo adjudicó sin problemas el checo, que comenzaba la segunda y definitiva manga con dos roturas de servicio sobre Carballés Baena. Le bastó al centroeuropeo con mantener sus siguientes servicios, además sin conceder opciones de ‘break’ al granadino, para terminar llevándose el set y el partido por seis juegos a dos.

Termina de este modo el torneo para un Roberto Carballés que, aparte del mal resultado deportivo, se lleva la mala experiencia de ver como el organizador del torneo, Ronnie Leitgeb, tuvo un feo gesto con él y con otros tenistas españoles. Lo denunció el valenciano Pedro Martínez Portero en su cuenta de Instagram con una carta en la que contaba que Leitgeb obligó a al propio Martínez, a Carballés y a otros tenistas como Jaume Munar o Carlos Taberner a pagarse sus gastos de alojamiento y desayuno, algo que siempre ha corrido a cargo de la organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *