El Hogar San Juan de Dios ha abierto una Residencia para personas Gravemente Afectadas. Ofrece un servicio completo con alojamiento, cuidado y manutención de forma supervisada, con carácter temporal o permanente. Así como el apoyo personal y social, a personas adultas con discapacidad y alto grado de afectación. El perfil de los usuarios de la Residencia para personas Gravemente Afectadas (RGA) se centra en mayores de 16 años aquejadas de una grave discapacidad.

El objetivo principal de esta residencia es la atención integral a la persona con discapacidad psíquica o psicofísica. Que le sirva como medio para
alcanzar su inserción en la sociedad
, en la medida de sus posibilidades,
características y potencialidades. Para ello, se atiende tres aspectos básicos de la personalidad como son el individual, el socio-familiar y el espiritual.

Esta residencia se define como un espacio de alojamiento y actividad. Destaca el compromiso de todos los profesionales para que los usuarios se desarrollen como personas, mediante la puesta en marcha de una serie de programas individualizados en los que se potencian sus capacidades, necesidades e inquietudes, en base a sus características individuales. Siempre bajo el prisma del respeto a su individualidad, dignidad humana y valores éticos.