granada-hospital

El Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada implanta, por primera vez en España, una nueva tecnología para administrar tratamientos de quimioterapia en el área de Oncopediatría. Profesionales de enfermería controlan todo el proceso a través de un dispositivo móvil PDA.

Este lee los identificadores del paciente, al que se le coloca una pulsera, y los medicamentos que requiere. Esta información se transmite directamente a la bomba de infusión, con lo que se garantiza una mayor seguridad.

Mediante lectores de códigos de barra se controla que cada pequeño sea adecuadamente identificado, se le administre los medicamentos prescritos en el orden establecido, se registre la vía de administración y se envíe la pauta (volumen total, medicamento infundido y velocidad de infusión) a la bomba de infusión. Esta recibe las instrucciones y se pone en funcionamiento registrando todo el proceso.

Este sistema se puso en marcha a finales de 2019 en el Hospital de Día de Oncología para adultos, de forma pionera, con una alta satisfacción por parte de los profesionales y pacientes a los que, al igual que a los pequeños, se identifica con una pulsera durante su estancia en hospital de día. La información contenida se trasmite vía wifi con la bomba de infusión de la medicación.

Técnicas de control

La medicación preparada en el servicio de Farmacia posee un código de barras que también conecta con la bomba. Durante la infusión, la información que se genera también se trasmite a este software. La aplicación de quimioterapia, al tratarse de medicación de riesgo, más aún en menores, requiere de técnicas de control.

Convencionalmente, estas se llevan a cabo con el ‘doble check’ y validaciones multidisciplinares para evitar posibles errores en el circuito de la medicación. Los servicios de Farmacia Hospitalaria, Oncología y Enfermería de este hospital granadino han innovado con la puesta en marcha de este software que mejora la administración de las terapias oncológicas.

En definitiva, el sistema permite controlar que la medicación se le administra al paciente correcto, con la dosis correcta y en el tiempo correcto. Además, cualquier incidencia en el proceso de administración queda registrado.