violencia-de-genero

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Granada ha atendido a 29 chicas víctimas de violencia de género y violencia sexual a través de los programas psicológicos durante 2020. Además, 36 familiares han recibido ayuda y asesoramiento. Por lo tanto, el pasado año un total de 65 personas han participado en las terapias.

Estos programas tienen como objetivo intervenir de forma especializada con mujeres menores de edad, de 14 a 17 años, que estén sufriendo o hayan sufrido violencia de género y sexual por parte de sus parejas o exparejas, así como con sus allegados, ofreciéndoles orientación psicoeducativa. Esta atención se realiza en el Centro Provincial de la Mujer en Granada a través tanto de sesiones individuales como grupales.

La asesora de programa del IAM en Granada, Ruth Martos, ha subrayado que “para la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación y el Instituto Andaluz de la Mujer estos programas son vitales para la recuperación de unas chicas que en sus primeras relaciones de pareja están sufriendo acoso, agresiones, maltrato psicológico e incluso físico. Por ello, hemos garantizado y afianzado todos los servicios de atención psicológica con un aumento presupuestario de casi el doble: pasando de 715.007,44 euros a 1.423.177,84 euros, un 99,04% más”.

En concreto, en el Programa de atención psicológica a mujeres menores de edad víctimas de violencia de género en Granada se ha prestado apoyo psicológica, tanto en sesiones individuales como grupales, a 17 jóvenes durante el pasado año; de las cuales 13, el 76,47%, son nuevas usuarias. Además, han participado en el programa 25 familiares y/o tutores legales. En 2020 se han realizado ocho grupos terapéuticos con las menores, así como ocho grupos de apoyo terapéutico a los padres y madres de estas jóvenes. En total, el número de personas atendidas (incluyendo menores y familiares) han sido 42.

El objetivo de este servicio gratuito es prestar apoyo, orientación y tratamiento especializado y personalizado con el fin de detectar y atender las necesidades específicas de la menor y de sus familiares, ofreciendo un contexto terapéutico apropiado. A este respecto, la asesora de programa ha enfatizado que “desde el inicio de la pandemia causada por el COVID-19,  y con el propósito de continuar con la atención terapéutica a las menores y sus familias, la intervención se ha realizado de forma telemática y telefónica”.