Diego Martínez Penas suele comparecer dos veces por semana ante los medios de comunicación, en la previa y en el post-partido. Ruedas de prensa en las que acostumbramos a ver a un Diego serio, concentrado y competitivo. Este martes 26 de noviembre hemos tenido la oportunidad de conocer al otro Diego en una charla-coloquio en la Cámara de Comercio de Granada.

Junto al entrenador del Granada CF estaban el técnico de la Fundación CB Granada, Pablo Pin, y la mejor árbitro del mundo de rugby, Alhambra Nievas, para debatir sobre la ‘triple T’ (Tenacidad, Trabajo y Talento), un evento patrocinado por Sima y Pyltin. El técnico gallego tiró de ironía en su primera intervención en la que tenía que tratar el estamento arbitral: “Ya podría haber sido esta charla en la jornada número 12. Yo no voy a hablar de los árbitros. La realidad es una cosa y la que se montan los medios de comunicación es otra. Con Medié Jiménez hablé después del partido. Lo que pasa es que tienes un seguimiento con 50 cámaras y te cogen una imagen cuando ya ha pasado la jugada. La película que se montan es diferente y hay un problema de distorsionar lo que realmente ha sucedido”, comentaba el sancionado Diego Martínez.

Comparando la realidad de su equipo de fútbol con la de una pequeña empresa, el granadinista lanzaba una pregunta: “¿Cuáles son los criterios de éxito de una Pyme granadina compitiendo con Apple o Inditex? Lo mismo sucede en LaLiga, donde hay que tener criterios propios independientemente de la victoria o derrota. Es como pilotar un avión, donde para ir de Granada a Barcelona no das cambios de un golpe porque los volantazos generan en el jugador más inseguridad que seguridad”.

El rojiblanco rompía una lanza favor de su plantilla: “Tengo un equipo con jugadores muy inteligentes y comprometidos. Como entrenador que soy, hay que tener una visión de qué es lo mejor para el equipo, no para el jugador o entrenador. Hay que convivir con las decisiones y con sus consecuencias, es lo bonito y lo complejo. Hay situaciones en las que un equipo necesita cierto enfado, por ejemplo, nosotros somos mucho mejores después de perder tres partidos porque hemos convivido con la frustración y hemos reforzado nuestros valores” aseveraba Diego.

En dicha charla confesó qué felicitación le ilusionó más tras renovar su contrato: “La de los trabajadores de la Ciudad Deportiva”. Al tiempo que recalcaba la figura de “la persona que va a recibir a un fichaje porque es la primera imagen que tiene ese jugador del club”.

Diego Martínez junto a Alhambra Nievas y Pablo Pin en la Cámara de Comercio de Granada.

Preguntado por los asistentes al evento, Diego bromeaba sobre su etapa como entrenador: “Mi momento de gloria como futbolista fue el otro día con los pases que me di con Simeone”. Y aprovechaba para aludir a uno de los temas del coloquio, el talento: “En Primera División no hay un grupo de amigos. Solo con buen rollo no se gana. Que se vayan juntos a cenar o de vacaciones es bueno, pero hace falta talento”.

Por último, al abordar el auge del deporte femenino, Martínez confesaba que desde que “soy padre he tomado más conciencia gracias a mi hija. Mi esposa ha sido profesora y jugadora de voleibol y ella ha visto la evolución del deporte femenino. He visto un documental en el que a Ricardinho le descubre una entrenadora, y es algo muy normal”. Y así es el Diego Martínez detrás de los focos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *