El transporte metropolitano se inauguró un 21 de septiembre de 2017. Desde entonces, la movilidad de la capital y parte del área metropolitana cambió de manera radical. La revolución de la línea que comunica Albolote y Armilla atravesando Almanjáyar, el Camino de Ronda o el Zaidín ha supuesto que 29 millones de personas se hayan decantado hasta la fecha por los trenes de Avanza, el grupo gestor del tarnsporte granadino.

“El metro ha sido un éxito total de todos, incluido el ciudadano. El ciudadano ha confiado en el transporte metropolitano y eso ha sido fundamental”, comenta Francisco Javier Roldán, el jefe de operaciones del metropolitano. Francisco asegura que las críticas iniciales que experimentó el servicio, sin ni siquiera haberse iniciado, se contrarrestaron con trabajo.

“Los datos lo demuestran: 29 millones de viajeros en tres años. Nadie se lo podía esperar. Desde Avanza trabajamos para la agencia pública de transporte de la Junta, y son ellos los que han liberado el proyecto. Para Granada, con su área metropolitana, esos datos lo dicen todo”. Sin embargo, un factor decisivo e insólito se encargó de poner un gran obstáculo en mitad de la vía del metro. Un obstáculo que aún no ha podido retirarse por completo.

“La pandemia del COVID19 ha supuesto un impacto, pero también un gran esfuerzo por parte de todos. Con los datos que nos iban llegando de otras ciudades, en Avanza nos pusimos a trabajar para prevenir lo que acabaría pasando el 14 de marzo: el estado de Alarma“, relata el jefe de operaciones. “Empezamos a trabajar para que el metro fuese un modo de transporte seguro, ya que lo que siempre nos ha importado más ha sido la salud del usuario”.

FOTO: Junta de Andalucía

Primer metro en España con certificado de seguridad AENOR

De esta manera, “establecimos los protocolos de seguridad e higiene más severos y estrictos. Por ejemplo, en las paradas subterráneas instalamos dispensadores de gel desinfectante. También conseguimos el certificado COVID19 de espacio seguro de AENOR. Esta semana nos están haciendo la auditoría trimestral del certificado y la vamos a superar. Nuestra prioridad es la seguridad”.

Con la llegada de septiembre, Granada volvió a llenarse de trabajadores, estudiantes y residentes habituales. Un gran cúmulo de población que necesita de un transporte para moverse de un lado a otro. Es ahí donde emerge la figura del metropolitano, aunque también el riesgo del regreso de los vagones atestados en mitad de una crisis sanitaria y vírica. Francisco, no obstante, aporta razones para confiar en la seguridad.

“Actualmente, salvo algún servicio concreto, los trenes del metro van muy por debajo de su capacidad total. Nos quedamos en un 60%. Además, cada vez que llega una cabecera a la unidad, se desinfecta por completo. Estamos haciendo todo lo posible para que el transporte se considere seguro”. Francisco atesora que el transporte público apenas supone un 3% del contagio del virus a nivel internacional.

Foto: Junta de Andalucía

La ampliación, en estudio

Por otro lado, otra de las medidas a tener en cuenta son las unidades acopladas o dobles con las que se pretende dar respuesta a grandes masificaciones de usuarios. “Están enfocadas a días festivos, eventos multitudinarios… Todo dependerá de cómo evolucione la demanda de pasajeros”.

El nuevo proyecto más atractivo y ambicioso que se cierne sobre el futuro del transporte es la ampliación del servicio a otras zonas de la capital y del suburbano granadino. Francisco pide “esperar” a los informes de viabilidad en curso de la consejería para decidir cuáles son las zonas más idóneas para albergar nuevas vías del metro, un transporte que experimentó “un ritmo del 10% o 15% de crecimiento” anual en cuanto a usuarios desde su puesta en marcha.

Un transporte que es la apuesta principal de las instituciones locales para hacer sostenible la movilidad de la tercera ciudad más contaminada de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *