interior-alhambra

El Patronato de la Alhambra y Generalife realizó una inspección para comprobar si resultaron dañados algunos de los monumentos. Se realizó en la madrugada del 27 de enero y no se detectaron posibles daños ni ninguna anomalía destacable.

No obstante, se procedió a la liberación de presión en el túnel del agua para que desagüe al barranco de las Cañas. Ahí se detectaron la presencia de algunas personas que salieron de sus domicilios para asentarse en esa zona. El personal de seguridad les alertó de que no era una buena zona donde refugiarse ya que se podría desprender ramas a causa de los movimientos sísmicos.

Una vez comenzado el día, tampoco se detectaron daños que comprometan la estabilidad estructural de los distintos elementos del Conjunto Monumental. A excepción de las almenas que coronan la Torre de las Gallinas. Por consecuencia, se ha procedido al apuntalamiento de las almenas que ocupan la zona norte de esa torre. Ya que se encuentra fuera del itinerario de la visita pública.

Por otra parte, en la revisión de la Cuesta de los Chinos se pueden apreciar fisuras paralelas al suelo y oquedades. Para evitar que el riesgo de derrumbes, se cierra el paso peatonal hasta realizar la revisión completa. Tras estas evaluaciones, el Patronato de la Alhambra y Generalife informará en el caso de que haya novedades.