stan-lee-ayuntamiento-granada

El Ayuntamiento de Granada recupera la Unidad Canina de la Policía Local con la reincorporación del perro Stan Lee y de su guía, el agente Óscar del Pino, que fue apartado de su puesto por la cúpula policial del anterior bipartito. El alcalde, Francisco Cuenca, ha aprovechado la ‘recepción’ al popular perro para anunciar “un nuevo modelo de gestión de la Unidad Canina” en el que los agentes guías y los animales convivirán de forma permanente las 24 horas del día.

“Este equipo de gobierno da un paso más hacia el bienestar animal y la eficiencia del servicio público con un modelo que ya está implantado en todas las ciudades modernas y que permite que los propios agentes caninos tengan una vinculación permanente con sus guías, también en sus domicilios”, ha explicado.

Durante la recepción de bienvenida a Stan Lee, que ha tenido lugar en el Consistorio, Cuenca ha incidido en que “con este acto simbólico hacemos un acto de justicia con este servicio público, con quienes lo levantaron y lo hicieron posible en su momento, y también con Stan Lee, un magnífico perro que ha realizado un gran trabajo. Un agente que ahora está reiniciando su formación y, lo que es más importante, que prepara su salida a la calle para seguir prestando un servicio público”.

Acompañado por la concejala de Seguridad y Movilidad, Raquel Ruz, y por el superintendente, José Antonio Moreno, el primer edil ha recordado que su equipo de gobierno puso en marcha durante el mandato anterior “una Unidad Canina que fue referente a nivel nacional y de la que queríamos que los granadinos se sintieran orgullosos”. Prueba de ello, ha añadido, es que “miles de granadinos se sintieron sensibilizados” cuando la Policía Local en 2018 rescató del maltrato al animal, entonces un cachorro y hoy un agente de la Unidad Canina.

La reincorporación de Stan Lee a la Unidad Canina de la Policía Local se produce después de que el Juzgado de lo Contencioso Administrativo declara nulo el destino asignado el 31 de julio de 2019 al agente guía Óscar del Pino, al que se asignó el grupo de atestados de tráfico y se separó de su perro, Stan Lee. La sentencia, que también condenó al Ayuntamiento al pago de las costas, fue recurrida por el Consistorio, pero el TSJA, ha vuelto a dar la razón al agente.