El Pleno del Ayuntamiento de Granada ha aprobado definitivamente las nuevas Ordenanzas Fiscales para el año 2022, que congelan el IBI y suponen un ahorro de más de tres millones de euros para 6.000 PYMES y autónomos.

Para los concejales de Economía, José María Corpas, y Hacienda, José Antonio Huertas, esta aprobación significa además “un primer paso para la presentación de unos nuevos Presupuestos que den todavía más estabilidad a esta Corporación”.

En opinión de Corpas, las nuevas Ordenanzas Fiscales no sólo suponen la congelación de los impuestos y un impulso a la reactivación del tejido productivo de ciudad “sino también que pague más aquella gente que tiene más capacidad económica”.

En el mismo sentido se ha manifestado Huertas, quien ha incidido en que “estas medidas van a dejar en el bolsillo de las PYMES, los autónomos, lo que levantan la persiana a las siete de la mañana, más de tres millones de euros para que en el año 2022 puedan seguir trabajando y aportando valor a la ciudad de Granada”.

Por lo que se refiere a los futuros Presupuestos, los responsables municipales de las áreas de Economía y Hacienda han coincidido en que el acuerdo para la congelación de impuestos plasmado en el Pleno no sólo contribuye a la estabilidad del Gobierno municipal, sino que supone un “paso definitivo” hacia la aprobación de las nuevas Cuentas Municipales.

Las nuevas Ordenanzas Fiscales contemplan –además de la congelación del IBI- una rebaja del 20 por ciento en la tasa de terrazas, a la que se podrán acoger casi mil establecimientos; una reducción del 25 por ciento en la tasa de recogida y tratamiento de residuos industriales para hoteles, bares y comercios -que beneficiará a cerca de 7.000 granadinos y granadinas- y una rebaja del 50 por ciento en la cuota tributaria para licencia de actividades.