Cesar-Diaz-Huelga-camiones-PP

El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Granada, César Díaz, ha calificado de sectaria la decisión del alcalde de prohibir la entrada de vehículos de más de 3500 kg a la capital “en un intento a la desesperada de tapar las vergüenzas de la dejación de funciones que el Partido Socialista está haciendo en La Moncloa mostrando su incapacidad para dar respuesta a la delicada situación económica que atravesamos”.

Declaraciones de Díaz que acusa al alcalde de coartar los derechos de libertad de expresión y de huelga de los camioneros y tractoristas ordenando a la Policía Local impedir su acceso a la capital a través de un decreto hasta el próximo 25 de Marzo.

“Hoy hemos conocido la peor versión de un alcalde que se dice demócrata y utiliza una institución como el Ayuntamiento de Granada para firmar un decreto con el que pretende callar las reivindicaciones que se están lanzándose por la simple razón de ser contra el Partido Socialista y Pedro Sánchez. Hoy el alcalde ha demostrado su sectarismo y para qué o quién gobierna dando la espalda y cerrando las puertas de Granada a todos aquellos que, en su legítimo derecho, quieren alzar la voz. Paco Cuenca sienta hoy un precedente muy peligroso propio de otros tiempos pero acorde a la actitud de un Gobierno incómodo con el Estado de Derecho, incómodo en el Congreso y con todo lo que supone rendir cuentas a los españoles”.

Para el popular resulta bochornoso que el alcalde socialista Paco Cuenca se “agarre a la desesperada” justificando este decreto en motivos medioambientales por lo que exige al equipo de gobierno que justifique los estudios que prevén que hasta el próximo viernes los índices de contaminación ambiental van a ser altos en la ciudad de Granada. “Resulta demasiada casualidad que la restricción de movilidad coincida precisamente con las movilizaciones que están haciendo los camioneros y los tractoristas y que la semana pasada con los efectos de la calima, este gobierno socialista que se dice demócrata no tomara medida alguna contra la contaminación”.

Díaz además recuerda como no es la primera vez que diferentes sectores han hecho uso de vehículos de alto tonelaje en la capital para reivindicar lo que consideraron oportuno “con la diferencia de que no hubo intento alguno de coartar, amordazar y silenciar a nadie. Por entonces, y como responsable de la movilidad de esta ciudad mi obligación, y hoy la del señor Cuenca, fue respetar estos derechos y también la del resto de ciudadanos garantizando vías de evacuación y llegada a los centros sanitarios. Ahora nos encontramos ante esta decisión antidemocrática y ante una dejación de funciones cuanto menos vergonzosa”.