El Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Granada lamenta el autoritarismo y el sectarismo del PSOE en la ciudad, ya que el equipo de gobierno socialista del Consistorio ha ignorado al principal partido de la oposición y al resto de formaciones políticas y ha pactado con la izquierda radical de Unidas Podemos (UP) con tal de sacar adelante los presupuestos municipales de 2022 -a pesar de que no estarán disponibles hasta octubre como pronto- y anotarse el tanto, más allá de pensar en los auténticos intereses de los granadinos, azotados por la crisis y la inflación.

Así lo han manifestado esta mañana el coordinador y el portavoz del Grupo Municipal del PP, Luis González y César Díaz, quienes han tachado de “cacicada” el acuerdo entre PSOE y UP. César Díaz ha afeado al alcalde socialista de la ciudad que “se le llena la boca de transparencia y de que conocemos su proyecto de ciudad y de que nos van a compartir toda la información y documentación pertinente, cuando han pasado más de seis meses de este año y aún no hemos visto ni la sombra de un papel”. En este sentido, Díaz ha añadido que “nada se conoce del tantas veces mencionado acuerdo de los 55 puntos con UP, del que no se ha compartido ni el título”.

Similitud con el gobierno de Sánchez

César Díaz ha subrayado que lo más sangrante es que el acalde socialista de Granada ahora dice que “llega el momento en el que se abre el proceso para que el resto de grupos políticos participemos”, lo que demuestra nada más que “palabrería y afán de quedar bien ante la opinión pública”. Al hilo de esto, el edil popular ha cuestionado al dirigente socialista de la ciudad que “cómo pretende que apoyemos unas cuentas de las que no se ha compartido ni un solo documento y de las que no sabemos nada, salvo lo que nos llega por la prensa que no es ni tan siquiera un borrador de los presupuestos, sino que se trata del acuerdo que firman PSOE y UP para sacar adelante el proyecto”.

Por su parte, el coordinador del Grupo Municipal Popular, Luis González, ha criticado que el equipo de gobierno socialista del Ayuntamiento de Granada “reproduce el modelo de Pedro Sánchez en la Moncloa, con sus socios de Unidas Podemos”, y que ha menospreciado hasta en dos ocasiones en menos de una semana el ofrecimiento del principal partido de la oposición para participar en unas cuentas serias y rigurosas, que realmente sean beneficiosas para los granadinos, sin embargo, “el alcalde ha vuelto a someterse a las normas del gobierno Frankenstein”.

Foto: PP de Granada

González ha dudado que “estemos ante unos presupuestos acordes con la realidad española y que debieran de pensar en los tiempos que vienen y en los factores macroeconómicos que van a afectar a la mayoría de las familias granadinas, como son los indicadores negativos que vienen impuestos por la crisis y la inflación de más de un 10% que atraviesa el país y desangra a Granada.

¿Mejoran los presupuestos?

El edil popular se ha preguntado “si es un presupuesto que ha mejorado en lo cualitativo, de mayor calidad, y lo es, si tenemos en cuenta que se destinan 15.000 euros para los gatos del rio Darro, que van a tener todo es dinero para mejorar sus condiciones de vida, pero no para los indigentes”.

Luis González ha mostrado su preocupación ante el hecho de que “un presupuesto expansivo es un presupuesto con mayores impuestos, porque, para la izquierda, expansivo y más impuestos son sinónimos, capítulo en el que no se hace ninguna referencia en este acuerdo, ni a aumento de salarios, aumento de impuestos que afectará a los grupos sociales más necesitados de la ciudad”. En este sentido, el coordinador popular destaca que a la a Granada Capitalidad Cultural Europea 2031 se le dedican 30.000 euros, “una gran expansión que desvela lo que costó la alcaldía, y la ridiculez de 5000 euros para el flamenco, en el 100 aniversario del festival”.

El edil del PP ha lamentado que para cultura hay cero, para infraestructuras comerciales hay cero, para educación hay cero, pero metemos los Fondos Edusi, que están cerrados y decimos que le vamos a dar 1,4 millones a Inagra, cuando, si sumamos le que tenía Inagra más el 1,6 millones que ya se le dieron de más, Inagra, nos cuesta a los granadinos 44 millones de euros, o, lo que es lo mismo, 120.000 euros al día”.