El portavoz del Grupo Municipal Popular, César Díaz ha pedido al alcalde de Granada, Francisco Cuenca, un esfuerzo mayor para acabar con el top manta. Según ha criticado, “la venta callejera ambulante campa a sus anchas con el Gobierno Socialista y de Podemos en el Ayuntamiento de Granada, mientras los comerciantes observan con impotencia como ha proliferado la venta en la calle desde que Cuenca está en la alcaldía”.

Díaz acusa al alcalde y a su equipo de gobierno de llevar a cabo una política de inacción que propicia la venta descontrolada en las calles sobre todo en las fechas en las que nos encontramos en lugar de promover un plan efectivo de control. “Especialmente en estas fechas navideñas las mafias hacen su agosto frente el comercio tradicional sin que se haga nada para evitarlo”.

“La imagen de los top manta forma parte ya de la estampa de los lugares más emblemáticos de la ciudad; Plaza Nueva, Acera del Darro, Carrera de la Virgen, son puntos habituales de venta callejera, ha dicho Díaz, remarcando a su vez, que “en el plan RENO se supone que había cuatro puntos de presencia permanente de la Policía Local : Plaza Nueva, Acera del Darro-Carrera de la Virgen, Bib-Rambla y Humilladero. Pero lo cierto es que no se ha podido cubrir la mayoría de los días y especialmente los fines de semana por falta de unidades y porque los requerimientos de cortes de tráfico han marcado otras prioridades”.

Foto: PP Granada

Falta de vigilancia

El portavoz popular ha querido señalar que no solo se produce la falta de vigilancia en Navidad, sino que este hecho se repite a largo de todo el año. “Los mercadillos durante todo el año han contado con suerte con una unidad para controlar todo. Los más populosos, Almanjáyar o Zaidín, con varios cientos de puestos en donde se venden sin control prendas falsificadas, animales, así como productos y artículos que proceden del robo, apenas cuentan con supervisión. La improvisación es absoluta”.

“Con la actual organización es imposible llevar a cabo una correcta supervisión del comercio callejero, pues a la misma unidad se le encomienda el control de la venta ambulante, se le encomiendas seguimientos y telefonemas y para colmo también la ordenación especial de tráfico ahora en Navidad”. Por lo que, ha proseguido César Díaz, “el resultado es una venta ambulante descontrolada que ha proliferado de forma alarmante y que en determinados sitios forma parte de la estampa de la ciudad”.

Ante esta situación, el popular ha solicitado al gobierno socialista una mayor organización para combatir el problema. “Le pedimos al alcalde y a sus compañeros de gobierno que protejan al comercio de verdad, pues de nada sirven las campañas si quienes hacen las ventas estas Navidades son las mafias que hay detrás del top manta y todo ello ante la mirada incrédula de los dueños de los comercios tradicionales que ven como el PSOE permite la presencia de mafias que venden todo tipo de productos indiscriminadamente sin ningún tipo de control. Se necesitan medidas eficaces”.