El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Granada ha presentado un total de 52 enmiendas a los presupuestos municipales pactados por el equipo de gobierno local, del PSOE, con Unidas Podemos, que se someterán a votación el viernes en Pleno para su aprobación inicial. Las enmiendas conforman, según ha informado el PP en una nota de prensa este lunes, un paquete que los populares consideran «claves para que la ciudad recupere el protagonismo social y económico perdido».

Así lo ha expresado el coordinador del grupo popular, Luis González, quien ha considerado que «estamos ante unos presupuestos donde los grandes beneficiarios son las empresas suministradoras de servicios y que en nada ayudan a paliar las necesidades reales de la ciudad y de sus vecinos». Las enmiendas del PP, según ha destacado, pretenden «devolver el protagonismo a la ciudad y mejorar la situación de los ciudadanos que necesitan un presupuesto real, visible y posible«, incidiendo en la necesidad de poner en marcha un plan de limpieza de grafitis, de calles, y embellecimiento.

«La limpieza es uno de los grandes problemas de la ciudad y lo único que se hace desde el Ayuntamiento es darle más dinero a la empresa concesionaria con un aumento en la cuantía actual para las empresas encargadas de esos servicios. Es vergonzoso dar esa cantidad a las empresas cuando el equipo de gobierno reconoce que la ciudad necesita planes extraordinarios» en esta materia, ha indicado González.

González apuesta por la creación de un albergue para personas sin hogar y fomentar la atención a los refugiados ucranianos, pues «estamos cansados de ver cada vez más gente en la calle» y «con necesidades sociales». «Pedimos que se piense en la situación de esas personas y se reponga el dinero que se ha quitado a la zona norte, que se le ha quitado al comedor social y al plan local de inclusión en la zona», ha aseverado.

Además, como medida para mejorar agilizar y potenciar el turismo y el comercio, el PP propone la creación de una oficina anticrisis de apoyo al emprendimiento, «algo que el partido socialista anunció como medida estrella de su programa electoral», así como la creación de estructuras e instituciones que vengan a apoyar los sectores estratégicos que deben de contar con el apoyo del Ayuntamiento, ha dicho González.

«Pedimos una auditoría externa para el estudio de los recursos humanos futuros en el Ayuntamiento, la optimización de los servicios y dentro de eso la mejora de las productividades que no se deben limitar al pago de los extras. Así como la mejora del material inventariable de la policía local que necesita más y mejores servicios».

Por su parte el portavoz municipal César Díaz ha querido acentuar el carácter social y de emergencia que debe tener este presupuesto. «Creemos que el momento que estamos viviendo con la inflación tan disparatada que está poniendo en un serio aprieto a los servicios municipales, realmente, exige que el presupuesto tenga un marcado carácter social y de emergencia».

No subir impuestos

Así, es un presupuesto para el que, el PP, según ha indicado Díaz, condiciona su sentido del voto a no subir los impuestos en el ejercicio 2023. «Tiene que haber un compromiso claro y expreso del gobierno municipal a no subir los impuestos el próximo año y a no tener en consideración alguna de las cuestiones que nosotros hemos pulsado como importantes para la ciudadanía y que deben tenerse en consideración por parte del Gobierno».

Ha precisado de que, a pesar de «muchos ofrecimientos, el PSOE de Paco Cuenca», en referencia al alcalde, «ha optado por reeditar al modo Pedro Sánchez, un acuerdo con la izquierda radical en Granada, en lugar de propiciar un acuerdo de amplia mayoría, lo que representaría un acuerdo» entre los dos grandes partidos.