El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) se ha incrementado hasta los mil euros mensuales en 14 pagas, de acuerdo con lo anunciado por el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El anuncio establece, además, que la subida del SMI tiene efectos retroactivos al 1 de enero de este año, por lo que las empresas tendrán que abonar a sus trabajadores la subida salarial de enero y febrero. Además tendrá que hace un abono extraordinario a la Seguridad Social de las cuotas de los primeros meses del 2022.

Recordar que la base mínima sobre la que se aplica el porcentaje a pagar de las cuotas sociales se coloca en 1.167 euros al mes, frente a los 1.050 euros establecidos antes de la revisión al alza del SMI.

El alza del SMI repercute en el empresario, pues desde el 2019 acumulan subidas del 35%.  Tanto CEOE como Cepyme se han mostrado radicalmente en contra de esta subida, pues aseguran que los empresarios aún no se reponen de la crisis provocada por la pandemia, por lo que consideran que no es el mejor momento para el aumento.

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha defendido la subida del SMI a 1.000 euros y ha descartado que existan pruebas reales de que esta medida tengas efectos negativos sobre la creación de empleo.