Después del anuncio por parte de la Junta de Andalucía de las nuevas medidas restrictivas que afectan a diversos sectores, no han tardado en llegar las primeras críticas de uno de los más perjudicados: las bodas.

Las nuevas limitaciones de horario hasta la temprana madrugada, aforo o protocolo han asestado un nuevo golpe a todos los trabajadores encargados de organizar los enlaces matrimoniales. Ya en el pasado junio la Asociación de Profesionales de Bodas en España (APBE) lanzó un derechazo directo al maxilar que les hizo tambalear. Ahora, un nuevo gancho los ha mandado a la lona sin necesidad alguna de cloroformo.

“Estas medidas son un jarro de agua fría”, afirma Almudena Bulani, una organizadora profesional de bodas del centro de la capital granadina. “Esta limitación es mayor que la anterior y muchas parejas se están planteando posponer su boda” hasta 2021. De hecho, desde el decreto del Estado de Alarma “ya se habían pospuesto muchas bodas para el año próximo”.

Almudena asegura que esta nueva normativa provoca que “se ralentice el proceso de las nuevas contrataciones“, puesto que la pareja pone en cuarentena si el actual es el mejor momento para llevar a cabo su evento.

El amor por las burbujas

Se podría decir que la gran mayoría de asistentes a las bodas aceptan la invitación por la alta expectativa del convite. Pista de baile, comer hasta reventar, barra libre… Pues bien, esta última se ha esfumado por completo. “El mayor punto de conflicto de las parejas es la barra libre. No les importa casarse con mascarilla, seguir los protocolos de seguridad…, pero si llegas al punto de no poder tomarte una copa y de que se acabe la fiesta a la 01:00 de la madrugada, ya parece que no hay celebración. La pareja siente que no está celebrando una boda al 100%”.

A partir de ahora los invitados al enlace deberán permanecer todo el banquete en una misma mesa de diez personas como máximo, por lo que la diversión queda mermada considerablemente, más si encima te toca una plaza al lado de los temidos cuñados.

Almudena confirma que le quedan dos bodas en la agenda de 2020, y que el resto se empieza a acumular a partir de abril de 2021. Por el momento, su sector ha comenzado a desarrollar una nueva forma de reinvención para estos nuevos tiempos. “La mayoría de bodas de tarde que se iban a celebrar de manera inmediata se han pasado al mediodía”, aunque no siempre resulta sencillo.

“Las bodas son un evento que se prepara con mucho tiempo antelación y modificar el horario es fácil entre comillas, porque las parejas ya han invertido en aspectos propios de la tarde, como por ejemplo, iluminación”. La anulación de tales servicios puede sonar simple, pero “pueden causar alteraciones importantes a sus respectivos proveedores”.

FOTO: Azaustre Wedding Photography

“Nos sentimos penalizados”

Ya de por sí, el hecho de eliminar la barra libre supone un duro revés a los beneficios de la empresa de catering. Tras un buen rato enumerando los problemas que provocarán las nuevas restricciones, Almudena se lanza. “Nos sentimos penalizados en el sector. Se ha puesto el foco -del castigo- en las bodas cuando se ha demostrado que son eventos seguros. Las medidas no van a influir en la disminución del número de casos del virus”.

Además, “personalmente, creo que el sector nupcial se ha adaptado con normalidad a la situación. En una boda tenemos un control completo de cada uno de los invitados (teléfono, nombre…). No creo que haya una diferencia seria de contagio entre la noche y la mañana”.

“Al final, en una boda hay unos protocolos de prevención de COVID que se aplican por parte de todos los proveedores y del invitado que, desde que empieza el acto, sólo se relaciona con el círculo de comensales que son de su confianza. Es cierto que ha habido casos irresponsables, pero ¿cuántas bodas se han celebrado de forma segura y no han tenido repercusión ninguna?”

Según la Consejería de Salud y Familias, la intención es mantener vigentes estas nuevas medidas hasta la primavera de 2021, momento en el que comenzará la nueva temporada de bodas. “No le quitaremos ojo a lo que pase en el futuro”, sentencia Almudena. Los prometidos tampoco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *