El gobierno central ha anunciado una batería de medidas para apoyar la reactivación del sector del automóvil tras la crisis del Coronavirus. El parón del estado de alarma ha perjudicado severamente a la industria. Por el miedo a un posible rebrote, los clientes muestran su recelo a la hora de decidirse a adquirir un nuevo coche.

Los concesionarios han notado poco movimiento en sus instalaciones a raíz de la llegada de la fase 3 –la más próxima a la nueva normalidad- y se han echado a temblar. Por ello, este paquete de ayudas llega para fomentar la venta de automóviles. Unas ayudas que buscan favorecer la adquisición de vehículos más respetuosos con el medio ambiente en cuanto a emisiones de dióxido de carbono.

Este Plan de Impulso de la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción cuenta con una dotación presupuestaria de hasta 3.750 millones de euros. De ese total, 250 millones irán destinados a la renovación de la flota automovilística nacional. Los vehículos convencionales y comerciales gozarán de una ayuda de 230 millones, mientras que esos 20 millones restantes irán a parar al sector de los vehículos industriales y autobuses.

Esos 230 millones de euros se repartirán según el principio de neutralidad tecnológica –que busca adecuar la accesibilidad de cualquier servicio o producto a cualquier sistema operativo, plataforma o medio-, y siempre que se achatarre un vehículo con una antigüedad mínima de diez años –siete en el caso de los vehículos comerciales-. Además, el titular deberá presentar la ITV en regla del vehículo para poder gozar de la ayuda correspondiente.

Mejores condiciones para los vehículos bajos en emisiones de Co2

Desde Europa se viene reivindicando la necesidad de realizar una transición hacia una movilidad más sostenible y ecológica desde hace bastante tiempo. El gobierno español ha decidido mover ficha y da un paso adelante en pro de este cambio de modelo automovilístico. Por este motivo, los clientes particulares gozarán de una ayuda de hasta 4.000 euros si deciden adquirir un turismo ‘Cero’ emisiones. En el caso de los vehículos ‘Eco’ y ‘C’ –de combustión habitual-, las ayudas alcanzan un valor de entre 600 y 1.000 euros, y de entre 400 y 800 euros respectivamente.

En cuanto al ámbito empresarial, las ‘pymes’ contarán con 3.200 euros de ayuda para los vehículos ‘Cero’, entre 500 y 800 para los ‘Eco’, y entre 350 y 650 de cara a los de combustión habitual. Por otro lado, las grandes empresas disfrutarán de unos valores algo inferiores. 2.800 euros para los ‘Cero’, entre 450 y 700 para los ‘Eco’, y entre 300 y 550 para los de tipo ‘C’. Todas estas cantidades podrían aumentar en 500 euros si el destinatario percibe una renta inferior al 40% o si cuenta con movilidad reducida. De igual manera ocurrirá si achatarra un vehículo con más de 20 años de antigüedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *