La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha reforzado la atención a las personas mayores y personas en situación de dependencia con motivo de la llegada del verano y el aumento de las temperaturas.

A través del Servicio Andaluz de Teleasistencia gestionado desde la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia (ASSDA), se ofrece información y recomendaciones para prevenir los efectos del calor en las personas mayores y personas en situación de dependencia. Desde que a comienzos de junio se inició este Plan Andaluz para la prevención de los efectos de las temperaturas excesivas sobre la salud, puesto en marcha en colaboración con la Consejería de Salud y Familias, y hasta el 12 de julio, coincidiendo con una nueva alerta de calor, se han registrado en la provincia de Granada 6.046 llamadas, una media de 144 al día.

El delegado territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en funciones de Granada, Manuel Montalvo, ha señalado que la atención a las personas mayores ha sido una de las máximas preocupaciones de esta legislatura para el Ejecutivo andaluz, “de ahí que se hayan puesto en marcha todos los recursos necesarios para que estén en las mejores condiciones de seguridad y con un trato digno y de calidad”.

Montalvo ha subrayado “la labor fundamental que realiza el servicio de teleasistencia para prestar atención y seguimiento a estas personas más vulnerables con el fin de aportarles tranquilidad y seguridad, especialmente en momentos como las alertas por altas temperaturas que registramos estos días”, lo que lo convierte en una “herramienta esencial” de apoyo a los servicios de salud.

Servicios de apoyo

El servicio de Teleasistencia de la Junta de Andalucía cuenta en la actualidad con 253.975 personas titulares, entre personas mayores de 65 años, personas en situación de dependencia y con discapacidad. Entre las personas atendidas hay un perfil mayoritario de personas con más de 80 años (la media de edad es de 82), que es considerado como un colectivo más sensible al exceso de calor en el ambiente.

Otro rasgo a destacar del perfil que atiende este servicio público de teleasistencia es el alto porcentaje de personas que viven solas (el 61%), y algunas de ellas incluso sin contactos a los que acudir en caso de emergencia. La soledad unida a la avanzada edad, lo convierten en un colectivo aún más vulnerable ante las altas temperaturas. En concreto, son 25.606 las personas usuarias del Servicio Andaluz de Teleasistencia con una edad superior a 90 años que viven solas en sus domicilios.

Es por esta razón por la que durante los días en los que se informe de una activación de alerta naranja o roja por ola de calor (información facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología) y con objeto de disminuir los riesgos en los grupos de población que presentan mayores complicaciones tras padecer golpes de calor, se realiza un seguimiento especial a las personas de mayor edad que vivan solas, de aquellas comarcas o municipios en los que se han producido temperaturas elevadas.