La provincia de Granada cuenta con una denominación de origen protegida (DOP). La del Vino de Calidad de Granada, y tres indicaciones geográficas protegidas(IGP). La del Vino de la Tierra del Altiplano de Sierra Nevada, la de las Cumbres del Guadalfeo, y la de las Laderas del Genil.

La DOP Vino de Calidad de Granada abarca los 168 términos municipales de la provincia. Aunque distingue de manera especial los que se encuentran localizados en la subzona específica Contraviesa-Alpujarra, como Albondón, Albuñol, Almegíjar, Cádiar, Cástaras, Lobras, Murtas, Polopos, Rubite, Sorvilán, Torvizcón, Turón y Ugíjar.

El cultivo de la vid en esta zona se remonta a tiempo inmemorial. Se han hallado restos arqueológicos de un lagar en la villa romana de Molvízar, en la costa granadina. Además, existen referencias históricas a la tradición vinícola que datan de finales del siglo XIX. El 50% de la superficie de viñedo se encuentra por encima de los 1.000 metros de altitud.

La zona produce vinos blancos, rosados, tintos y espumosos. La altitud media de sus viñedos ronda los 1.200 metros. Unido a la influencia de los climas mediterráneo y continental y las temperaturas y corrientes frescas del aire de Sierra Nevada. Esto supone una importante oscilación térmica que hace que la maduración de la uva sea más larga. Ello afecta especialmente al color, la suavidad y la estructura tánica de los vinos.

Entre las variedades de uva utilizadas para la elaboración de estos vinos se encuentran las autóctonas Vijiriega, Moscatel y Pedro Ximénez, entre las blancas, o Tempranillo, Garnacha y Monastrell, entre las tintas, que conviven con variedades importadas como Sauvignon Blanc, Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Merlot o Syrah.