autonomo-granada

La Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo ha tramitado y resuelto en menos de un mes 36.916 ayudas de 210 euros para trabajadores y fijos discontinuos de Granada que han estado afectados por ERTE desde que se inició la pandemia, lo que supondría el pago de 7.752.360 euros. El abono de esta ayuda sociolaboral se realiza mediante transferencia bancaria en la cuenta corriente en la que figure la persona beneficiaria como titular. En caso de no aceptar dicha ayuda, el beneficiario debe presentar un escrito de renuncia.

Según ha señalado la delegada territorial, Virginia Fernández, la Consejería “ha culminado este logro administrativo en tiempo récord”, ya que fue el pasado 29 de junio cuando la Secretaría General aprobó la resolución para conceder esta ayuda, decisión que se publicó en BOJA el 6 de junio.

Asimismo, ha recordado que la Consejería habilitó en su página web un buscador para aquellos trabajadores que quisieran consultar si tenían derecho al cobro de esta ayuda. Una medida extraordinaria destinada a trabajadores afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo y fijos discontinuos beneficiarios de la prestación extraordinaria aprobada como consecuencia de la pandemia, y que cuenta con un presupuesto de 75 millones de euros.

Nueva convocatoria mantenimiento de empleo

Por otra parte, Virginia Fernández ha anunciado que en el mes de octubre la Consejería de Empleo tiene previsto abrir una nueva convocatoria de ayudas a empresas que han estado afectadas por ERTE, de cara al mantenimiento del empleo en sus plantillas. Esta línea de subvenciones, aprobada a finales de marzo en Consejo de Gobierno y gestionada por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), tiene el objetivo de colaborar a mantener los proyectos empresariales y la renta del mayor número de personas, y evitar que los ERTE se conviertan en ERE y en posibles despidos, así como incentivar que los trabajadores se mantengan de alta.

En concreto, pueden acogerse al incentivo las empresas con una plantilla media de hasta 20 trabajadores, y que desde el 14 de marzo de 2020 se hayan acogido a un ERTE de Fuerza Mayor o causas ETOP (Expedientes de Regulación de Empleo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción), en ambos casos relacionadas con la pandemia. La subvención aprobada está ligada a un indicador llamado Factor de Actividad, y en la práctica supone una cuantía de 505 euros al mes por empleo subvencionado durante un máximo de cuatro meses. El tope máximo de la ayuda alcanza los 30.300 euros.