Un equipo de 12 técnicos de Endesa han trabajado todo el mes de octubre en la canalización de una nueva línea de Media Tensión desde la Subestación Pulianas hasta la Zona Norte de Granada.

Los técnicos han ejecutado ya la mayor parte de la zanja por la que pasará esta línea de la que se ha tendido ya dos kilómetros, quedando por colocar 300 metros más. Unas obras que se llevarán a cabo la próxima semana.

Esta actuación de Endesa tiene como objetivo aliviar la carga de la línea que abastece actualmente a la Subestación Pulianas afectada por la sobrecarga de la red debido a los enganches ilegales.

La nueva línea estará operativa en el mes de diciembre y ha supuesto una inversión de 440.000 euros que se unen a los tres millones de euros que Endesa ya ha invertido en esta zona de Granada, donde los enganches ilegales suponen un 65% de la energía que se demanda, como lo atestiguó la auditoria llevada a cabo recientemente por la Delegación del Gobierno de Junta de Andalucía en esta zona.

Endesa recalca que los enganches ilegales “representan sobre todo un grave riesgo para la seguridad de las personas y de las instalaciones al ser instalaciones manipuladas sin ningún tipo de protección”.

Según la reciente auditoría existen 5.054 viviendas de 20.000 que están conectadas a la red de distribución eléctrica sin contrato de suministro, es decir, uno de cada cinco vecinos de la Zona Norte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *