La colección pictórica ‘Fandango Club‘, con la que el artista Julio Juste acercó en 1988 las noches de los tablaos flamencos del Sacromonte a la modernidad, vuelve a exponerse en la ciudad dentro de los actos conmemorativos del centenario del Concurso de Cante Jondo de 1922 programados por el Ayuntamiento de Granada.

La sala de exposiciones del Cuarto Real de Santo Domingo acoge, hasta el próximo 6 de marzo, una selección de casi una cuarentena de las obras del pintor, pertenecientes a las colecciones Fandango club”, de 1988, “Brandy, brindis”, en 1986 y “Teoría del duende”, de inicios de la década de los 90, en la que, en palabras del comisario de la muestra Jaime García, “Julio Juste ofrece un conjunto de pinturas exuberantes, intensas, atrevidas, con un definido lenguaje figurativo, todo un ejercicio de sincronismo cultural y artístico, con las que ofrece una crónica de las noches en los tablaos del Sacromonte”.

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, ha destacado el carácter “multidisciplinar, versátil e innovador” del artista afincado en Granada, fallecido en 2017, quien, según ha indicado, “mantuvo un juego permanente entre la vanguardia y nuestra tradición, con nuestras costumbres y nuestra cultura”, ha dicho en relación a la muestra.

“Hemos querido entroncar la visión novedosa e inteligente sobre nuestras costumbres de Julio Juste, en un contexto de España desprejuiciada que se abre a la modernidad, dentro de un evento, como el Concurso de Cante Jondo celebrado en Granada, que fue fundamental para la modernidad y se considera uno de los acontecimientos culturales más importantes del primer cuarto del siglo XX”, ha resaltado.

El puente del diablo, de Julio Juste

Acompañado por las concejalas de Cultura en los Ayuntamientos de Granada y de Santa Fe, municipio que ha colaborado en la cesión de algunas de las obras, María de Leyva y Patricia Carrasco, el máximo responsable municipal ha invitado a la ciudadanía a disfrutar de una mirada de uno de los artistas andaluces más influyentes en nuestro tiempo, que nos ofrece un juego entre la tradición y la vanguardia a través de diferentes espacios y formatos”.

La propuesta expositiva brinda la posibilidad de contemplar el espacio creativo propiciado por el artista nacido en Beas de Segura (Jaén) en torno a un variado grupo de personajes, que va de las gitanas del barrio del Sacromonte a una estrella del rock de Minneapolis, “todas ellas personas relacionadas con la nocturnidad y con una poderosa carga simbólica, fundamental para entender aspectos de la cultura andaluza”, en palabras de Jaime García.