José María Corpas ha fallecido esta madrugada a los 61 años víctima de un cáncer de páncreas que le había sido diagnosticado el pasado año. Nacido en Granada en el año 1960, el concejal de Economía del Ayuntamiento de Granada y segundo teniente alcalde de la capital estuvo hasta la pasada semana trabajando y negociando acuerdos para el Ayuntamiento de Granada.

Desde el Ayuntamiento de Granada se ha informado que la capilla ardiente se instalará este jueves en el propio Ayuntamiento, desde las 08:00 hasta las 14:00 horas. Después se trasladará al cementerio de San José, donde se realizará una ceremonia de despedida a las 19:00 horas.

José María Corpas nació en La Chana en 1960, estaba casado, tenía dos hijos y se definía como un “orgulloso abuelo”. Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada y abogado de profesión ligado al derecho laboral, desde muy joven estuvo relacionado con el mundo de la política. Ya en el Instituto Juan XXIII participó en el movimiento estudiantil, representando al centro. En 1991 se adentró en el PSOE, donde fue miembro de su Comité Provincial, además de Secretario de Transparencia y Política Municipal en la Ejecutiva local de Granada del PSOE-A. En el gobierno de la ciudad entró en junio de 2021, cuando el alcalde Paco Cuenca lo nombró responsable de Economía, Contratación, Recursos Humanos y Gobierno Abierto, además de segundo teniente alcalde. Su forma de actuar, basada en el diálogo y el respeto, fue muy valorada y destacada por todos los políticos de la ciudad.

El verano pasado se le diagnosticó un cáncer de páncreas que supuso una difícil intervención y tratamiento, pero que no le alejaron de sus cargos políticos. El pasado invierno retomaba su trabajo como edil, siempre que su estado de salud se lo permitía.

Paco Cuenca, alcalde de Granada, despedía así al que fuera su compañero en el gobierno granadino: “Se ha ido un hombre excepcional y magnífico, un concejal de este ayuntamiento que amaba a la ciudad, era un auténtico señor. Elegante en las formas, tenía una capacidad para la gestión extraordinaria. Él es responsable de que esta ciudad tenga estabilidad económica, de que hayamos recuperado la senda del desarrollo. Siempre aportaba una forma moderada, sensata, cercana, negociadora, siempre tendiendo la mano… Esas actitudes en política son para aprender, y estoy seguro de que hemos aprendido de él”.

Y añadía: “Se va alguien que ha generado prestigio en la política, fue un extraordinario maestro en ese servicio público, nos enseñó el camino. Estamos tristes y muy dolidos, pero también cargados de su enseñanza y de esa esperanza de seguir trabajando en todos los pilares fundamentales para esta ciudad que él nos ha dejado. Gracias a todos los granadinos que se han pasado por la capilla ardiente, hoy ese dolor que tenemos es difícil de cubrir, pero estoy convencido de que hemos sido capaces de aprender de un hombre como él. Es un ejemplo de vida por sus valores e ideales, un socialista convencido que trasladaba sus valores a los servicios públicos”, terminaba el edil.