Fede San Emeterio es uno de esos jugadores que deja poso en las aficiones de los equipos por los que pasa. Ya lo hizo en la de ‘su’ Racing de Santander, en Sevilla y en Granada y ahora lo está haciendo en Valladolid. Con el club pucelano regresa este próximo sábado 15 de febrero a una de sus casas, Granada, aquella en la que consiguió el que hasta ahora es su mayor éxito deportivo, el ascenso a Primera División la campaña pasada.

El cántabro, que cayó de pie en la ciudad de La Alhambra, atendió a los compañeros de Radio Marca Granada dos días antes del enfrentamiento entre rojiblancos y blanquivioletas y reconoce que tiene “muchas ganas de volver y recordar los buenos momentos. Te encuentras con gente amiga y querida por ese año que pasé allí. Todo el cariño que me dio la afición el año pasado y durante el verano ha sido increíble. Aunque esta vez sea como visitante, siempre tienes ganas de volver a donde has sido feliz”.

Desde la distancia sigue también la temporada de sus ex compañeros y la califica como “muy buena”. Además, añade: “Están en una zona cómoda en liga y son semifinalistas de copa. Creo que no se les puede pedir más, están disfrutando. Me alegro por ellos, pero esperemos que este fin de semana puedan pinchar (risas)”. El de Sierra de Ibio (Cantabria), reconoce que ha existido cierto intercambio de mensajes en los días previos al partido del próximo sábado en Los Cármenes: “Siempre que llegan estos partidos hablas un poco los días antes. Sobre todo, con José Martínez, que es con quien mejor me llevo (coincidieron también en el Sevilla Atlético), con Eteki, con Aaron… Dejé muy buenos compañeros y también tengo ganas de volver para reencontrarme con ellos”. Pero avisa: “En el campo no hay amigos”.

Durante “El Entrevistón” de Directo Marca Granada, el ahora jugador del Pucela, tuvo tiempo también de hacer balance sobre sus primeros meses en Valladolid: “Estoy muy contento por aquí, me están tratando muy bien y la temporada está siendo muy buena. Hasta la segunda jornada no debuté, pero fue en un campo magnífico para ello (debutó en el Santiago Bernabéu) y sacando un empate contra todo un Real Madrid. Además, no era solo mi debut con el Real Valladolid, sino también en Primera, que era una categoría que todavía no había pisado”. Sobre su protagonismo en los esquemas de Sergio González, el centrocampista cántabro asegura que en la zona media del Pucela “somos muchos jugadores, pero podemos jugar todos porque somos de perfiles distintos. Estoy muy contento con los minutos que he podido jugar. El míster siempre me ha agradecido los ratos que he jugado y en lo colectivo están yendo muy bien las cosas, así que esperemos que siga así”.

Metidos de lleno ya en lo que se refiere al Granada CF – Real Valladolid del sábado (21:00 horas, Estadio Nuevo Los Cármenes), el jugador reconoció que “somos dos equipos parecidos en lo táctico, tratamos de mantener portería a cero y salir rápido al ataque. Espero un partido con pocos goles, pero con mucha intensidad. Al Granada ya lo conocemos, sale muy fuerte desde el principio y si no sales a tope te la pueden liar. Es muy importante igualar su intensidad y creo que será una de las claves”.

No podrán ser alineados por parte del Granada dos jugadores muy importantes en los esquemas de Diego Martínez, el defensa portugués Domingos Duarte y el delantero Roberto Soldado, ambos por acumulación de tarjetas, algo que, según el propio San Emeterio, no afectará demasiado al equipo nazarí porque “son un equipo muy bien compensado y tienen jugadores buenos en todas las líneas. Los que salgan por ellos dos lo harán bien seguro.

Los equipos de Diego Martínez tienen la virtud de tener a todos enchufados en todo momento, incluso los que juegan menos”. Aseguraba también el joven futbolista que el hecho de estar ambos equipos lejos de los dieciocho puntos que marcan el descenso “no va a cambiar el guion del partido. A nosotros nos dio un balón de oxígeno la victoria en Mallorca, pero en Primera no te puedes relajar, porque puede venir una dinámica mala y te metes otra vez abajo. No es momento de improvisar”.

Por último, y siendo puesto en la situación de que anote un gol, no dudó en afirmar que “no lo celebraría”, porque “un gol es algo bonito y, aunque sea un momento feliz para mí, hay que tener respeto por quien te ha tratado tan bien”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *