federico-garcia-lorca

18 de agosto de 1936. 4:45 horas. Fecha y hora del asesinato de Federico García Lorca. Fue en algún punto del camino que une las localidades de Víznar y Alfacar donde el poeta, detenido dos días antes, fue fusilado. Su ‘delito’, ser “socialista, amigo de Fernando de los Ríos y masón, perteneciente a la logia ‘Alhambra’, en la que adoptó el nombre simbólico de ‘Homero'”. Además, se le atribuían “prácticas de homosexualismo y aberración”. Así rezaba el informe policial de su detención, hecho público en el año 2015.

Desde entonces, multitud de teorías han debatido sobre la localización del cuerpo del poeta. La que más adeptos tiene, establece que los restos de García Lorca aún permanecen en una fosa común en la misma localización donde fue asesinado. Allí se encontraría junto a los cuerpos de un maestro nacional, Dióscoro Galindo, y los de los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas, ejecutados con él.

Otra de las hipótesis que se han planteado en estos 85 años es la de Marta Osorio, escritora granadina. Ella, basándose en la información recopilada por Agustín Penón, investigador de la vida de Lorca, establece que el cuerpo del artista podría haber sido trasladado a otra ubicación del mismo camino donde fue fusilado o incluso a la capital de España, Madrid.

Multitud de homenajes de todas las formas

Sea como fuere, la figura del que para muchos es el mejor poeta de la historia de nuestro país está más viva que nunca. Concursos de poesía con su nombre, festivales flamencos en su honor, interpretaciones de sus obras, homenajes… Son muchísimas las formas que el mundo del arte en nuestro país ha tenido, tiene y tendrá de recordar su figura eternamente. Más aún, si cabe, en su amada Granada. A ella volvió en el 36 sabiendo que podía ocurrir lo que finalmente sucedió, que fuera apresado y ejecutado.

Uno de los homenajes más bonitos y que más han gustado al pueblo de Granada es, sin duda, el que se pudo ver en la serie de TVE El Ministerio del Tiempo. Allí, interpretado por el malagueño Ángel Ruiz, Lorca viaja en el tiempo. Concretamente a la Granada de 1979. En ese momento, Camarón de la Isla estrenaba La leyenda del tiempo, un trabajo en el que ponía música a la letra del poeta granadina. Es así como el propio Lorca es consciente de haber ‘ganado’, a pesar de su asesinato, ya que se da cuenta de que es recordado por todos y su arte no pudo ser callado, por mucho que fuese asesinado.